¿Qué hace un inglés mientras tú estudias inglés?

Un impuesto al resto de los habitantes del mundo

08.11.2016 | 00:11
¿Qué hace un inglés mientras tú estudias inglés?

Esta pregunta se presta siempre a respuestas irónicas, pero se entiende, se debería entender, que ambos empleáis ese tiempo en cuestiones profesionales. Y ahí, cuando se entra a hablar en serio, resulta que la respuesta es evidente y desesperanzadora: el ingeniero inglés, o el americano, mientras tú estudias su idioma, se hace mejor ingeniero que tú.

La ventaja del idioma supone un impuesto que el resto de habitantes del mundo pagamos a los hablantes nativos de la lengua franca. Es un impuesto apenas perceptible pero que a la larga hace que se desplace hacia estos países una buena parte del talento, de la inversión y del capital destinado a la innovación. El hecho de que los trabajos científicos tengan que publicarse en esta lengua, por ejemplo, o que las personas que deciden qué trabajos se publican hablen esta lengua en concreto, es una ventaja más, o un impuesto encubierto hacia los hablantes nativos de otras lenguas.

Pero no vamos de plañideros. Las cosas son así, y el realismo se impone. Lo que nos tenemos que preguntar, en cambio, es a dónde llega nuestra necesidad de aprender inglés y hasta qué punto estamos dispuestos a ser colaboracionistas con este impuesto u oponernos a él, profundizando en otros aspectos de nuestra formación.

Si nuestro trabajo va a consistir fundamentalmente, o muy a menudo, en relaciones con otros países, entonces está claro que tendremos que plegarnos y aprender inglés, haciendo un esfuerzo extra o aceptando que nuestros pares anglosajones nos sacarán ventaja en otras facetas. Pero si, por contra, no vamos a dedicarnos al sector exterior y queremos orientar nuestra vida laboral a una actividad que no requiera esta lengua, es mucho mejor dejarse de complejos y, todas esas horas, emplearlas en algo que realmente nos sirva, nos mejore como profesionales o nos proporcione más satisfacción personal.

A lo mejor, en vez de aprender inglés, porque sí, por defecto y porque es lo que toca, nos vendría mejor aprender mecanografía, informática o dedicar esas horas a jugar al golf para socializar con compañeros y clientes. A lo mejor es más interesante saber hacer una buena paella, y seguir un curso de cocina, que aprender un idioma. A lo mejor es preferible saber pintar, saber electricidad, fontanería, contabilidad o cualquier otra cosa que se pueda aprender en las mil horas que lleva estudiar un idioma extranjero.

Es cuestión de tenerlo claro y dejarse de modas. Es cuestión de no pagar porque sí el impuesto al gringo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

"Lo primero es la honestidad y yo no tengo tiempo para continuar con la Alcaldía"

"Independientemente de lo que suceda en el próximo pleno queremos agradecerle que ya hay mucha...

"El hombre que maltrata a una mujer no es un hombre, es un miserable"

Las 16 víctimas por violencia de género con las que ha arrancado 2017 llevan a Fernando Martínez...

La autovía a Portugal, a punto de la licitación tras su desbloqueo

El desbloqueo de la autovía del Duero hasta Portugal tras la salida a exposición pública de la...

Una sentencia abre la puerta a que miles de conductores recurran sus multas por velocidad

Una sentencia abre la puerta a que miles de conductores recurran sus multas por velocidad

El juez estima que las sanciones deben incluir el margen de error, que oscila entre el 3 y el 7%...

Los cinemómetros dan un margen de casi diez kilómetros por hora sobre los límites

Contando con los márgenes de error, los radares de la Dirección General de Tráfico de Zamora dan,...

El Ayuntamiento inicia los trabajos para reordenar el tráfico en San Lázaro

El Ayuntamiento inicia los trabajos para reordenar el tráfico en San Lázaro

Virgen del Yermo, Manuel Fernández y La Luna se convertirán en vías de un único sentido de...

Enlaces recomendados: Premios Cine