Nadar hasta hundirnos

El gobierno holandés pretende aprobar una reforma legislativa que permitirá aplicar la eutanasia a las personas "cansadas de vivir"

03.11.2016 | 00:13
Nadar hasta hundirnos

Hace tiempo que Albert Camus separó el grano de la paja cuando escribió que "el único problema filosófico verdaderamente serio es el suicidio". El gobierno holandés pretende aprobar una reforma legislativa que permitirá aplicar la eutanasia a las personas "cansadas de vivir", aunque no padezcan ninguna enfermedad terminal o que les cause un padecimiento insufrible.

Nos cuesta hablar del suicidio porque intuimos la existencia de un gesto final de valentía que la mayoría no hemos tenido necesidad de plantearnos. En la hipótesis de llegar al borde del precipicio, dudamos de nuestra capacidad para dar el último paso. Entonces asoma el respeto camusiano, o la compasión de Cesare Pavese: el suicido no es ya un hacer, es un padecer. Y ahí encontramos una postura intelectual más comprensiva, menos crítica. Pero tuvo que llegar el relativismo moral para convertir el suicidio en un acto elegante, irrefutable, digno de admiración, y al que por tanto se debe ayudar para otorgarle la dignidad que se merece. Si la vida ya no es digna, procuremos una muerte digna. No es una cuestión de vida o muerte, sino de morir de una u otra manera. Para mí esto es difícil de rebatir en el caso de enfermos terminales en pleno uso de sus facultades mentales. Sin embargo, solo era cuestión de tiempo llegar a un planteamiento tan abyecto como el que ahora se formula en Holanda.

Facilitar el suicidio a personas hastiadas de vivir supone asumir un fracaso colectivo, y también hacer realidad lo que no deja de ser un engaño: abandono la vida porque ella me ha dejado antes. Y esto no es lo peor. Con esta propuesta desaparece el suicidio como lo entendieron Nietzsche o Cioran. Para el filósofo alemán no había nada más consolador que pensar en la propia muerte para poder sobrellevar una mala noche. Y Cioran confesó que únicamente vivía porque podía morir cuando quisiera: "Sin la idea del suicidio hace tiempo que me hubiera matado". La alpinista Edurne Pasabán le ha hecho esta misma confesión hace unos días al periodista Jon Sistiaga en un programa de televisión sobrecogedor. Vemos cómo, en manos de políticos modernos, el relativismo moral pulveriza el suicidio como idea que ayuda a sobrevivir para convertirla en un derecho individual que puede exigirse al Estado. Y ya puestos, hace innecesario el necesario arrojo final que algunos juzgan admirable: la administración te dará todas las facilidades para que no dudes en dar el último paso. La disponibilidad sobre la propia vida no puede consistir en un cómodo paseo subvencionado con dinero público.

Entre tanto, la ONG española Adopta Un Abuelo acaba de recibir el premio a la Juventud Europea en activismo social. Fundada hace dos años por un joven menos moderno que los ministros holandeses, su objetivo es combatir la soledad de algunas de las 329.000 personas mayores que viven en residencias de ancianos en nuestro país. La idea es sencilla: que esas personas se sientan acompañadas, útiles, queridas y escuchadas. Tienen ya más de mil solicitudes para instalarse en otros nueve países. Queremos una sociedad más humana y habitable, pero un país que dedica recursos a asistir el suicidio de personas mayores en situación depresiva, o asimilable, o que legisla para facilitar su decisión de morir, solo contribuye a deshumanizar el mundo. Joseph Conrad escribió: "Que piensen lo que quieran, pero no pretendía ahogarme. Tenía intención de nadar hasta hundirme, que no es lo mismo". Un sociedad impregnada de humanismo solo puede proporcionar flotadores a sus mayores, no piedras para sus bolsillos que agilicen el hundimiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

Defensa paraliza la subasta de una parcela en Monte la Reina

La presión social ha pesado en la decisión del Ministerio

Elena García expone por primera vez sus pinturas en la bodega Valdigal

La muestra "Cuerpo di vino" se inaugura el sábado y todas las obras han sido realizadas con tinto...

El número de oficinas bancarias baja en Zamora hasta niveles de los años setenta

El número de oficinas bancarias baja en Zamora hasta niveles de los años setenta

El cierre de sucursales y las fusiones dejan al 75% de los pueblos sin acceso a sus cuentas La...

Zamora, la provincia con menor porcentaje de denuncias en la última campaña de Tráfico

Zamora, la provincia con menor porcentaje de denuncias en la última campaña de Tráfico

De los 1086 vehículos controlados por la DGT la semana pasada en la provincia, tan solo 28 fueron...

UPL pide la limpieza del cauce urbano del Duero

UPL pide la limpieza del cauce urbano del Duero

La formación leonesista recuerda que la labor es responsabilidad del Ayuntamiento

Las campanas repican en Santa Cristina

Santa Cristina de la Polvorosa despidió el martes sus fiestas patronales con una exhibición de...

Moratones, muy participativo

Moratones, muy participativo

La localidad de Vidriales cierra un activo programa de fiestas patronales con actos tradicionales...

Enlaces recomendados: Premios Cine