La columna del lector

El atribulado inicio de un probable epílogo

02.11.2016 | 00:07

Nada más lejos de mi intención parecer pesimista, negativo y, mucho menos, agraviar a los lectores de nuestro querido diario que no estén de acuerdo. Pero ocurre que me da la impresión de que este país nuestro tiene por delante -a pesar de la investidura finalmente aprobada- un tiempo político difícilmente gobernable.

Me permití opinar hace ya meses que el problema con el que podríamos enfrentarnos a un cierto plazo no consistía tanto en lograr un acuerdo de mayoría minoritaria , tras una votación más o menos unánime como -insisto- lograr la necesaria gobernabilidad por encima de posturas irrenunciables.

Sigo opinando como entonces que la dificultad, el reto, está en lo que nos aguarda; en lo que deben afrontar nuestros representantes a partir de ahora .

Una Cámara Baja que puede convertirse en un albañal. Con protagonistas curtidos en plasmas, grupos mediáticos y multitertulias que promocionan "la voz de su amo"; y que, en gran parte, siguen siendo -es mi parecer- más o menos los mismos de antaño. A la búsqueda del sillón perdido. O todavía no conseguido.

Los actuales protagonistas de la representación lo llamaban transversalidad, triunfo del multipartidismo o amanecer de un nuevo, necesario y profundo cambio. También se añadía, montarazmente, que estábamos ante el final del fracasado régimen de 1978. Sin el cual , por cierto, ellos no tendrían ni voz ni voto.

Respeto al Congreso. Como la inmensa mayoría de mis conciudadanos, nadie duda de que es la sede de una democracia auténtica.

Pero barrunto que la Cámara recién elegida nace abocada a su disolución en un plazo no muy lejano. Con responsables más que evidentes del fiasco de su fracaso. ¡Ojalá me equivoque!

Nuestra democracia -estimo- no puede subsistir soportando más allá de lo manifiestamente indecente. Atrabiliarios ultrajes como los allí emitidos recientemente por uno de sus diputados son inaceptables. No deberían repetirse si aspiramos a una entente civilizada.

Añado, un Parlamento "jaula de grillos" como alguien se ha permitido calificarlo, necesita la imprescindible elección del diputado que se haga merecedor de la cardinal tarea de una leal oposición.

Esperemos que nuestros representantes designados adopten una actitud y logren un mutuo asentimiento por encima de posturas partidistas. Que les haga dignos de aquél vetusto, baqueteado epígrafe -"padres de la Patria"- para el cual fueron elegidos. Guste o no guste el epíteto.

Y ahí me quedo.

Jesús Pertejo

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

Guarido pide el respaldo social de Zamora 10 y los sindicatos

El Ayuntamiento de la capital solicita apoyo público al proyecto con el ánimo de...

La aceptación o rechazo de la demanda municipal, antes de febrero

Seis meses. Es el plazo máximo del que dispone el Ministerio de Fomento del Gobierno...

Un antes y un después para la joya de Viloria

Un antes y un después para la joya de Viloria

El proyecto contempla la eliminación de los aparcamientos anejos y adaptar los solares colindantes...

Más que un icono

Más que un icono

El viejo viaducto recuperará el tablero y el antiguo pretil con o sin ayuda estatal

"Después del placer de asombrarse no hay ninguno mayor que el de sorprenderse"

"Después del placer de asombrarse no hay ninguno mayor que el de sorprenderse"

"La magia en realidad ocurre en la cabeza del espectador, se basa en la perfección y cuanta más...

"Zamora cercada", nueva obra para Capitonis

"Zamora cercada", nueva obra para Capitonis

El músico Víctor Argüello compone una marcha para los gigantes de la asociación cultural que se...

Enlaces recomendados: Premios Cine