Iglesia de Santa María Magdalena

Una de las joyas arquitectónicas más representativas del románico en Zamora

27.10.2016 | 00:13
Iglesia de Santa María Magdalena

Entre las joyas arquitectónicas representativas del arte románico en Zamora debe contarse en primer término la iglesia de Santa María Magdalena, reconocida por cuantos expertos la han visto como uno de los más hermosos monumentos del estilo románico bizantino que nos ha legado la antigüedad entre los muchos que posee Zamora.

El ábside semicircular alcanza una mayor elegancia entre los de su género por su altura y mayores proporciones, los rosetones de complicados dibujos, con luces más abundantes y los múltiples arcos de la portada le dan un porte de gusto refinado.

La iglesia es de una sola nave, alta y espaciosa, con techos de madera, aunque se advierten indicios de que estuvo cubierta con bóveda que sería probablemente de las llamadas de medio cañón. La que cubre el ábside semicircular de la capilla mayor tiene, sin embargo, aristones o nervios que, arrancando de delgadas columnas, embutidos en el muro y enlazados por bandas horizontales, se reúnen en el centro bajo una piña que les sirve de broche.

En el frontis de este arco hay una inscripción con caracteres góticos, alusiva al patronato que de esta capilla tenían los señores de Gema; y de lo alto de las pilastras, como de los capiteles de las esbeltas columnas en que se apoya el majestuoso arco de triunfo, ligeramente apuntado, se ven pendientes los escudos de armas y blasones de la noble familia de los Acuña.

Los muros del templo, a pesar de su considerable espesor, están reforzados por contrafuertes, tan gruesos que el de la izquierda, inmediato a la puerta de entrada, da cabida a un nicho para sepulcro, viéndose antiguos otros tres en forma de arcos ojivos.

La torre, que se alza al pie del templo, es cuadrada y gruesa como de una fortaleza, rematando en una espadaña con la Cruz de San Juan de Jerusalén en la cúspide a cuya Orden corresponde como procedente de los Templarios.

En el interior de la iglesia llama la atención un sepulcro, que se encuentra como a la mitad de la nave, apoyado en el muro de la izquierda, con techumbre de raros adornos, sostenida por columnas no menos extrañas, cuyo sepulcro se erigió en la primera mitad del siglo XVI. La estatua yacente que aparece en el sepulcro parece representar a don Juan Vázquez de Acuña, marido de la fundadora María de la Cerda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

Sáez garantiza la permanencia del Hospital pese a las 188 nuevas camas del Provincial

El consejero ratifica al alcalde que la primera planta no se cerrará aunque Huerga logra una...

Cruz Roja programa un taller sobre el manejo de los teléfonos móviles

En cinco sesiones los participantes aprenderán a utilizar las aplicaciones de sus dispositivos

Los zamoranos tienen ahorrados 2.200 millones más de los que deben a la banca

Los zamoranos tienen ahorrados 2.200 millones más de los que deben a la banca

Las familias y empresas aumentan su capital por la incertidumbre en el futuro, lo que lastra el...

Los radares de Tráfico en Zamora registran una media de 85 multas cada jornada

Los radares de Tráfico en Zamora registran una media de 85 multas cada jornada

Los sistemas de control de velocidad sirven para que el Estado ingrese 4.853 euros cada 24 horas

Los pueblos que recobren las áreas dañadas por los vertederos deberán velar por su control

Los pueblos que recobren las áreas dañadas por los vertederos deberán velar por su control

El convenio entre Junta y Diputación para recuperar las zonas degradadas invertirá este año casi...

Los buenos resultados de la feria del vehículo nuevo garantizan otra edición

Los concesionarios, satisfechos con el nivel de ventas alcanzado el fin de semana

Enlaces recomendados: Premios Cine