Abuelos al poder

Lo que ocurre en EE UU parece impensable en España, donde el gobierno de los mayores no está bien visto

17.09.2016 | 01:01
Abuelos al poder

Dos abuelos se disputarán de aquí a dos meses la presidencia de los Estados Unidos. Donald Trump tiene 70 y su contrincante Hillary Clinton anda por los 68, lo que acaso explique el interés de los votantes por el estado de salud de quienes aspiran a gobernarles la vida.

Ya gane Clinton, ya Trump, los destinos del mundo estarán a partir de noviembre en manos de un abuelo o abuela. Tal circunstancia sería incomprensible en España, donde los partidos eligen líderes treintañeros o a lo sumo cuarentones, con la única excepción de Mariano Rajoy, al que todos los demás quieren jubilar invocando, entre otros motivos, su condición de sexagenario.

No es novedad en Estados Unidos. Ronald Reagan supo sacarle partido a los 73 años que contaba cuando revalidó su presidencia en 1984. En el último debate de campaña, su contrincante Walter Mondale cometió la imprudencia de aludir a la vejez del que fuera actor secundario en tantas películas del Oeste. "No voy a entrar en el asunto de mi edad", replicó ingeniosamente Reagan, "porque no quisiera aprovecharme de la juventud e inexperiencia de mi rival". Dicen los especialistas que aquella ocurrencia fue una de las claves de la abrumadora victoria de Reagan.

A pesar de su añosa condición, no son pocos los historiadores que clasifican al (mal) actor Reagan como el mejor presidente americano del siglo XX. Todavía hoy se discute si su proyecto de escudo antimisiles fue o no determinante en la caída de la Unión Soviética; pero nadie duda de que su presidencia coincidió con el fin de la guerra fría y el comienzo de la política de imperio único aún vigente. Sus detractores alegan, no obstante, que los primeros síntomas del alzhéimer se le manifestaron a Reagan cuando aún estaba al frente de la primera superpotencia del mundo. Es uno de los riesgos de poner en manos de un político de cierta edad algunas de las decisiones que podrían influir sobre el destino de su país o, caso de los americanos, el del resto del mundo.

Abogan, en cambio, a favor de la competencia de los abuelos el ejemplo de Winston Churchill, que dejó el poder a los 77; y más aún el del alemán Konrad Adenauer, que emprendió su carrera política cumplidos ya los 70 y la prolongó hasta alcanzar la feliz condición de nonagenario. La senectud no le impidió afrontar la reconstrucción de Alemania y su conversión en potencia.

No es seguro que Trump o Clinton vayan a desempeñar el cargo con igual brillantez, pero eso no depende tanto de la edad como de sus aún no demostradas habilidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

La Feria de la Tapa cumple su décima edición con 14 establecimientos inscritos

Tendrá lugar entre los días 19 y 29 y se sortearán "regalos especiales"

Un paseo por la historia

Un paseo por la historia

Vecinos y visitantes disfrutaron de un sábado repleto de actividades en el mercado medieval

Benavente clama por un pediatra 24 horas

Benavente clama por un pediatra 24 horas

Unas 2.000 personas se concentran en la plaza Mayor para exigir a la Consejería de Sanidad que...

Cerca de 5.000 personas avalan la reclamación con su firma en apenas tres jornadas

Cerca de 5.000 personas avalan la reclamación con su firma en apenas tres jornadas

Huerga da por finalizado "el tiempo de los despachos" y pide a Herrera que cese a Sáez si no...

Cuando la política se convierte en secta

Cuando la política se convierte en secta

Generaciones de escolares han sido adoctrinados en una animadversión visceral hacia todo lo que...

Siete heridos en la A-52 por una triple colisión

Siete heridos en la A-52 por una triple colisión

Uno de los coches se incendió y el corte de carriles en plena operación regreso provocó varios...

Incorporados al inventario municipal de bienes tres bajos de la calle Luarca

El coste total de los locales, ahora del Ayuntamiento, se eleva a 45.000 euros

Enlaces recomendados: Premios Cine