Sociólogo

Experiencias de un viaje

Qué distinta sería la vida si paráramos para ver las cosas como por primera vez

11.09.2016 | 00:50
Experiencias de un viaje

Los viajes suelen ser experiencias únicas e irrepetibles, indistintamente de cuál pueda ser el resultado final. Los que somos trotamundos, como es mi caso, nos gusta disfrutar del viaje mucho antes del minuto uno, cuando los preparativos y la imaginación te conducen, por adelantado, hacia los lugares y rincones que luego van a ser vividos. La última experiencia que puedo compartir es del pasado viernes, cuando, por razones de trabajo, tuve que ir a Madrid. En el tren de alta velocidad, nada más ponerse en marcha hacia la capital de España, empecé a saborear algunas acciones interesantes. Una pareja joven, de no más de treinta años, sentada delante de mí, comentaban lo que iban viendo por la ventanilla, asombrándose de los paisajes, los maizales, las viñas, las encinas, etc., antes y después de pasar por Toro.

La chica, entusiasmada, le decía a su acompañante que se fijara en qué bonito era lo que veían sus ojos. Eran gallegos e imaginé que era la primera vez que descubrían los lugares que muchos estamos habituados a recorrer cada dos por tres y que a veces no solo pasan desapercibidos sino que incluso podemos infravalorar o detestar. Sin embargo, la chica del tren (¡ojo, no confundir con el título de la célebre novela que sigue haciendo furor entre millones de lectores!) insistía en la belleza que estaban descubriendo. Pues bien, algo similar nos sucede a muchas personas cuando viajamos: al no estar acostumbrados a lo que vemos, olemos, escuchamos o pisamos habitualmente, nos sorprendemos de lo nuevo y le damos un valor que otros, por verlos, olerlos, escucharlos o pisarlos cada dos por tres, no valoran con la misma intensidad. De donde se deduce que los territorios son espacios construidos socialmente, esto es, lugares con un determinado significado y una carga simbólica que solo puede explicarse por múltiples razones y circunstancias.

Del viaje a Madrid me quedé también con otras sensaciones. En el metro, por ejemplo, siempre me ha sorprendido que la gente vaya a lo suyo: deprisa, corriendo y a toda pastilla, sin mirarse a los ojos y sin interesarse por quien viaja a tu lado. Tal vez sea un ingenuo, pero a mí me encantaría que cuando me siento junto a alguien, aunque no lo conozca, pueda decirle hola, buenos días, qué tal le va o cualquier otra cosa que demuestre que comparte conmigo el don de la comunicación. Pero no, a no ser que te encuentres desconcertado y necesites ayuda, como fue mi caso, uno no se dirige a un extraño en los términos que, como digo, me gustaría. No obstante, ¿se imaginan cómo sería la vida si simplemente pudiéramos hablar, sonreír o guiñar el ojo a todas las personas que se cruzan en nuestro camino? Sería maravilloso. Incluso muchos problemas que sufrimos en nuestras sociedades desaparecerían como por arte de magia. Podemos hacer la prueba y comprobar si estoy tan loco como muchos pueden pensar ahora mismo. Y luego hablamos, ¿vale?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

La Feria de la Tapa cumple su décima edición con 14 establecimientos inscritos

Tendrá lugar entre los días 19 y 29 y se sortearán "regalos especiales"

Un paseo por la historia

Un paseo por la historia

Vecinos y visitantes disfrutaron de un sábado repleto de actividades en el mercado medieval

Benavente clama por un pediatra 24 horas

Benavente clama por un pediatra 24 horas

Unas 2.000 personas se concentran en la plaza Mayor para exigir a la Consejería de Sanidad que...

Cerca de 5.000 personas avalan la reclamación con su firma en apenas tres jornadas

Cerca de 5.000 personas avalan la reclamación con su firma en apenas tres jornadas

Huerga da por finalizado "el tiempo de los despachos" y pide a Herrera que cese a Sáez si no...

Cuando la política se convierte en secta

Cuando la política se convierte en secta

Generaciones de escolares han sido adoctrinados en una animadversión visceral hacia todo lo que...

Siete heridos en la A-52 por una triple colisión

Siete heridos en la A-52 por una triple colisión

Uno de los coches se incendió y el corte de carriles en plena operación regreso provocó varios...

Incorporados al inventario municipal de bienes tres bajos de la calle Luarca

El coste total de los locales, ahora del Ayuntamiento, se eleva a 45.000 euros

Enlaces recomendados: Premios Cine