La espiritualidad del dinero

La culpa no es de la moneda, sino de la falta de escrúpulos del individuo que la usa

09.09.2016 | 00:08
La espiritualidad del dinero
La espiritualidad del dinero

Existen muchas paradojas en la vida, pero la de intentar relacionar el dinero con la espiritualidad, quizás sea una de las más complejas. Algo complicado debe de ser porque la mayoría de las creencias entran en discordia al hablar de dinero y espiritualidad. La razón no es otra que asocian el dinero con lo material poniendo un abismo en medio para que no se acerque a lo espiritual. No en vano, relacionan la existencia del dinero con el egoísmo, con la pobreza, con la explotación humana y hasta con las guerras. Posiblemente tengan razón, pero a mi entender, no es el dinero el culpable, es la falta de escrúpulos del individuo que lo usa.

No nos olvidemos que trabajamos por dinero. Si el trabajo no estuviera remunerado nadie lo haría. Yo cobro por mi trabajo como usted cobra por el suyo porque no es muy fiable eso de "ya le pagaré" o "Dios se lo pague". Esas expresiones no surten efecto, prueba de ello es que la deuda persiste. En el más allá no lo sé, aquí las cosas, casi todas, se intercambian por dinero, porque es el medio de cambio por antonomasia desde que sustituyó, en su momento, al trueque facilitando la compraventa en cualquier mercado. Hay personas que deciden no cobrar por sus actuaciones, pero eso quiere decir que tienen cubiertas sus necesidades materiales por otra vía. Si no se quiere pagar por algo, habrá que ir a donde no le cobren pero no se puede juzgar a quien cobre por hacerlo.

Entregamos nuestro tiempo al trabajo con el fin último de la remuneración y, en algunos casos, la satisfacción del deber cumplido. Ese tiempo, nuestro tiempo, es como el propio dinero: se gasta, se malgasta, se invierte, se rentabiliza, se pierde, se gana y hasta se disfruta. Cambiar tiempo por salario es rentable, ya lo saben. Pero lo más rentable que existe es emplear tiempo al conocimiento. Serán incalculables e ilimitados los beneficios, bien sean materiales o espirituales.

Obtener un empleo bien remunerado es esa energía que ansiamos conseguir. Si somos capaces de conseguirlo nos llenamos, a la vez, de espiritualidad laboral. Esta crisis ha dejado a mucha gente sin oficio y sin beneficio. El paro ha aumentado considerablemente. Sin embargo, no ha sido igual para todos. El dinero ha cambiado de manos: unos se han quedado despojados y otros han visto crecer sus cuentas bancarias como nunca lo habían hecho. Billetes y monedas son inocentes, ellos no han sido los culpables de este desaguisado porque no tiene emociones, ni poder, ni juicio.

No es necesario vivir para trabajar, con trabajar para vivir es suficiente. La felicidad también viene de la mano de cubrir nuestras necesidades: por un lado, las cotidianas y más necesarias y, por otro, aquellas que deseamos para ser felices. Vivimos poco tiempo, pero ese poco tiempo que estamos de paso debemos ser felices. Quizás piense que el dinero no proporciona la felicidad porque conoce a gente que tiene mucho dinero y no es feliz porque tiene otros problemas. Estará en lo cierto, no lo dudo. Pero la clave está en la relación que se tiene con lo que se tiene, no con cuánto se tiene. La riqueza o la falta de riqueza no hace a las personas. La gente de negocios intenta encontrar estrategias llenas de energía para que se transformen en dinero. Esa energía generará empleo, y el empleo, lo estamos viendo constantemente, trae bienestar social.

Vivimos en una sociedad de consumo lo que supone que el dinero tiene un movimiento constante: llega y se va. Y en ese ir y venir es posible que lo haya hecho feliz. Lo ha ganado con su trabajo y lo ha gastado en esas vacaciones, por ejemplo, que tanto deseaba disfrutar con los suyos. Materialmente lo ha hecho feliz, pero espiritualmente también. Ha conseguido disfrutar con y de los suyos.

El complejo mundo del sistema económico y financiero está basado en el dinero. Recuerde: no hace mucho se pagaba con dinero en efectivo, una transferencia, un cheque o con tarjeta. Hoy en día hasta con el móvil se puede pagar. O con un pagaré que no es más que eso que decía antes de "ya te pagaré? si tengo". Los productos bancarios actuales destinados al ahorro están creados a través de la ingeniería financiera, lo que los convierte en tan complicados para el inversor que en la mayoría de los casos los hacen desaconsejables.

Si usted es de los que cobra por nómina observará que el efectivo lo utiliza para comprar el pan, para tomarse una cerveza con los amigos y poco más. El resto de pagos son anotaciones en cuenta. Es más, sus ahorros no son más que una simple anotación en cuenta. Si necesitase hacer uso en efectivo de esos ahorros que tiene depositados en el banco, la entidad no dispondría de billetes y monedas en ese momento. Y si todos fuésemos al banco a recuperar nuestros caudales depositados en él no tendría el banco suficiente efectivo para devolvérnoslo. Es decir, en la mayoría de los casos, el dinero no se ve ni se palpa. Fíjese por un momento en su extracto bancario: le han ingresado su nómina, tiene domiciliados sus recibos, hace algún pago mediante transferencia bancaria, paga con su tarjeta de crédito o débito o cualquier otro medio electrónico, es decir, usted no manipula su dinero. Todo está basado en anotaciones. Entonces estamos en lo cierto si afirmamos que nuestro dinero es más espiritual que material. Estar está, pero no se ve. Dicen los expertos que el dinero es deuda y ¡qué razón tienen!

La espiritualidad del dinero está en la persona que lo porta, no en el dinero en sí. Un billete puede tener muchos usos dependiendo de quién lo use. Por lo tanto, pensar negativamente sobre el peculio es un pensamiento espiritual y no material. Dinero y espiritualidad deben de complementarse para juntos poder conseguir una vida plena. Así lo vio la Comunidad Franciscana cuando evolucionó de la primitiva idea de san Francisco de Asís, su fundador. Como saben, siendo hijo de familia acomodada, vivió en la más estricta pobreza. Después de su muerte, parte de sus seguidores pensaron que la vida en el convento no era compatible con la falta de dinero. El dinero no lo soluciona todo, pero la espiritualidad tampoco. La espiritualidad hace crecer nuestra vida y el dinero es el medio de pago para ayudarnos a crecer y a subsistir.

Miren, hay que llevarse bien con los cuartos o se volverán en nuestra contra. Cuando oiga hablar a alguien que el dinero no es importante para él es porque su cuenta bancaria está en números rojos.

(*) Bloguero y Trader Independiente

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

Afectados de Zamora, en el juicio colectivo contra las subordinadas de Caja Duero

Afectados de Zamora, en el juicio colectivo contra las subordinadas de Caja Duero

La asociación de consumidores Adicae pide anular la emisión del producto tóxico

La riqueza de setas convierte a Zamora en sede del I Congreso Nacional de Micología

La riqueza de setas convierte a Zamora en sede del I Congreso Nacional de Micología

Los hosteleros se implicarán a través de menús especiales basados en los hongos El Ramos acogerá...

Calvo Brioso documenta la existencia de una mascarada en Castronuevo

Calvo Brioso documenta la existencia de una mascarada en Castronuevo

Más de 400 personas de 30 grupos de España y Portugal desfilan esta tarde desde La Marina hasta...

La Semana de la Lactancia se inicia el lunes con charlas, talleres y actividades lúdicas

La Semana de la Lactancia se inicia el lunes con charlas, talleres y actividades lúdicas

La experiencia del Cine Teta, entre las novedades de la edición de este año

Mañana, cortes de tráfico en la salida sur de la ciudad hasta Morales del Vino

Coinciden con la Marcha de Asprosub, que se celebra desde las 9.00 hasta las 14.00 horas

La Junta cree que los comedores sociales de la capital se hallan ´infrautilizados´

La Junta cree que los comedores sociales de la capital se hallan ´infrautilizados´

Castro hace un llamamiento a los mayores que necesiten el servicio para que acudan, ya que no es...

Resumen del año 2015

Resumen del año 2015

Anuario 2015

Recuerda los acontecimientos más importantes que nos ha dejado este 2015 en nuestro especial informativo

 

Enlaces recomendados: Premios Cine