Ojos del Duero

Los españoles de a pie bajo la dictadura

200.000 personas murieron de hambre entre 1939 y 1945

02.09.2016 | 00:33
Zamoranos con fotos de represaliados en el régimen franquista.

Quienes lo vivieron lo saben. Los que no, deberían asomarse a las páginas de este libro de Antonio Cazorla, catedrático de Historia Contemporánea de Europa en la Trent University de Ontario (Canadá). Cuando el régimen de Franco cumplió 25 años, la propaganda oficial encontró en 1964 el eslogan con el que mejor vendería el caudillo su mensaje más reiterativo: 25 años de paz. El golpe de Estado de 1936, la crudelísima guerra de los tres años y la consiguiente y férrea dictadura habían traído a España la paz y el orden.

En "Miedo y progreso: los españoles de a pie bajo el franquismo" (Alianza editorial, 2016) lo que el autor suministra al lector es una pormenorizada y documentada investigación en la que se nos demuestra hasta qué punto la base y el modelo establecido por el franquismo se fundamentaron en una siniestra combinación de miedo y hambre. Todo empezó con el asesinato de los líderes sindicales, la destrucción de las organizaciones obreras y la imposición generalizada del terror y de la opresión socioeconómica durante y después de la guerra.

El precio del llamado milagro español se sustentó primero en la represión y la miseria. Hasta 200.000 personas se calcula que murieron de hambre entre 1939 y 1945. Más tarde -llegados los sesenta-, el régimen encontró apoyo económico en el turismo, la emigración y la inversión extranjera. A estos tres factores hay que añadir la explotación de los trabajadores, que también contribuyó al impulso del desarrollismo franquista y muchas veces se olvida. Los salarios eran misérrimos y se carecía de servicios sociales y educación para los pobres.

En el libro de Cazorla se analizan aspectos tales como las políticas del miedo y el coste social de la dictadura, con materias tan impactantes en este segundo capítulo como las relativas a las humillaciones de la miseria y la catástrofe educativa. Hacia 1970, un 75 por ciento de los niños españoles acudía regularmente a clase. En regiones como Extremadura, La Mancha, Levante, Andalucía, Canarias y Baleares, el analfabetismo entre varones adultos se cifraba en el 25 por ciento y entre las mujeres llegaba al 30. En ese mismo año, únicamente el 9,2 por ciento de los jóvenes estaba matriculado en la universidad.

Otros capítulos que se estudian en este muy interesante y recomendable estudio sobre la dictadura son los del fenómeno migratorio en el interior y hacia el exterior por los años cincuenta y sesenta -bien experimentado en la provincia zamorana-, para pasar después al análisis de cómo el desarrollo social, demográfico, económico y cultural cambió los valores y la vida cotidiana de los ciudadanos, al tiempo que se fueron diluyendo los miedos traumáticos del pasado con las nuevas generaciones. Así hasta establecer las bases de la que el profesor Cazorla califica como relativamente pacífica transición democrática entre 1975 y 1977.

Unos datos con relación al pensamiento de los españoles entre 1971 y 1975 indican que en solo cuatro años la sociedad española se había vuelto mayoritariamente cívica y democrática. Del 12 por ciento de los ciudadanos que creían que la existencia de las formaciones políticas sería beneficiosa para el país, se pasó al 56 por ciento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine