Zamoreando

El PSOE de Sánchez

El secretario general de los socialistas no se sabe bien si va o si viene

19.08.2016 | 00:20
El PSOE de Sánchez

El PSOE de Sánchez es como el propio secretario general de los socialistas: ausente, errático, sectario, no se sabe bien si va o si viene, un tanto descerebrado y con nulo sentido de Estado. A su postura con respecto a Arnaldo Otegi le remito. Pedro Sánchez ha enmendado las declaraciones de la secretaria de Estudios y Programas del Psoe, la autosuficiente Meritxell Batet, quien mostrando su más absoluta ausencia de principios había manifestado que el candidato a lendakari por EH Bildu, Arnaldo Otegi, podía presentarse a las elecciones autonómicas vascas porque ha cumplido con sus obligaciones jurídicas.

Los socialistas asesinados por ETA, cuántos de ellos cumpliendo las órdenes de Otegi, deben estar revolviéndose en sus tumbas. Lo siento por todos ellos. Y por los demás, por los que fueron ejecutados a sangre fría y torturados, por todos los niños a los que Eta no dejó crecer, por las viudas, madres, padres y hermanos de todos aquellos que por llevar uniforme fueron el objetivo preferente de la banda terrorista vasca. La señora Batet no tiene ni puñetera idea de lo que tantos españoles vivimos no hace de esto tanto tiempo como para que demuestre tener una memoria tan sumamente flaca.

Pero es que Pedro Sánchez lo ha empeorado alegando que "La posición del Psoe es esta: corresponde a la Justicia y a la Junta Electoral decidir si Otegi puede ser o no candidato. Y el Psoe acatará lo que digan la Justicia y la Junta. Lo que no vamos a hacer es campaña con esta cuestión". ¿Cómo que no? Campaña pura y dura por si Rajoy no puede formar gobierno y Sánchez decide instalarse en La Moncloa, como quiere su esposa, para lo que los votos de Pnv y otros partidos vascos, amén de las Mareas, los Podemos y las Esquerras catalanas le ayudarían a sumar lo que él restó en las urnas.

¿Cómo puede el Psoe olvidar lo que hicieron gentes como Otegi y el propio aspirante a lendakari por la formación bilduetarra? ¿No recuerda Sánchez a Enrique Casas, a Fernando Múgica, Fernando Buesa, Juan María Jáuregui, Ernest Lluch o el concejal del Pse de Mondragón, el zamorano Isaías Carrasco? Yo no sé qué pensara Eduardo Madina, pero si lo tiene a bien por no contradecir al jefe es como para morirse. Sánchez no hace nada que no sea en clave electoralista. Que nadie crea que este señor ha arrojado la toalla. Sueña con La Moncloa y aunque los sueños, sueños son, no me cabe duda alguna de que podría intentar de nuevo el asalto llevándole a pactar, si las Batet y los Sánchez son mayoría en un partido desnortado, hasta con el mismísimo diablo, tenga o no tenga coleta. Porque Otegi, de pelo va más bien cortito.

Los políticos verdaderamente demócratas y constitucionalistas y a favor de la unidad de España tienen que ser más firmes, comprometerse con aquello en lo que dicen creer y defender, llamar a las cosas por su nombre y no intentar borrar de un plumazo, pasándole el marrón a la Justicia y a la Junta Electoral, hechos execrables como los que llevan las muescas inequívocas de Eta y de Otegi. Si Sánchez llega algún día a gobernar España, lo vamos a pasar muy mal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine