Día tras día

Ricos y pobres

España se ha convertido en el país con mayor desigualdad social

27.06.2016 | 02:15
Ricos y pobres

Ya lo advirtieron en su momento los principales economistas: que la crisis iba a hacer más pobres, pero también más ricos. Y vaya que así ha sido y resulta que, muy principalmente, en España, donde ya se sabe por la cantidad de datos conocidos que es el país europeo donde más ha crecido la desigualdad social y económica en los últimos ocho años, tiempo de una crisis de la que no se acaba de salir por más que algunos digan lo contrario: que ya se ha salido.

Claro que les hay que tienen motivo para ello, pues ahora se sabe que, en los últimos doce meses, nuestro país ha registrado el mayor aumento de millonarios de toda Europa. Hay que señalar que las estadísticas incluyen en esta categoría a aquellas personas físicas que tienen más de un millón de euros. Afortunada clase que en España, al inicio de la crisis mundial, era integrada según datos oficiales por 127.100 ricos pero que ahora mismo ha crecido en 66.000 más hasta llegar a 193.000 millonarios, lo que supone un 50 por ciento más, un aumento muy importante, con un incremento en 2015 de 15.000 nuevos millonarios, un 8,4 por ciento que añadir al año anterior.

Tanto es así que ninguno de los países considerados de siempre como los grandes, caso de la poderosa Alemania, cuyo número de millonarios solo creció un 5,6 %, o Francia que llegó al 5,9. El resto de Europa es que ni nos ha tosido. 15.000 millonarios más en un año, gente que bendecirá la crisis, y que hacen que España se mantenga en un digno puesto, el decimocuarto, en ese ranking de la riqueza mundial que lidera Estados Unidos, con sus 4, 5 millones de ricos, Japón con 2,7 millones, Alemania con 1,2, China con un millón de millonarios, el Reino Unido que se va de Europa con 553.000, Francia con 523.000, y la pequeña Suiza con 358.000, se puede suponer que muchos de ellos procedentes de su peculiar sistema bancario, tan apreciado por los defraudadores fiscales.

Lástima que por lo que a España respecta no solo crezca la riqueza, sino, a la par, la pobreza, como se auguraba. Porque en ese sentido todos los informes existentes son demoledores y expresan con el mayor rigor toda la crudeza de la crisis y la torpeza de las medidas con las que se le ha hecho frente. Pues si somos el país europeo en el que más ha subido el número de ricos, somos también el país donde más ha crecido la desigualdad económica y social, con enormes diferencias entre pobres y ricos, según la OCDE, que cita solo a Chipre superando este otro récord. Pero un récord negativo y doloroso, hasta el punto que una ONG, Oxfam Intermon, asegura que el riesgo de pobreza o exclusión social afecta a casi un 30% de la población española debido al paro, el desplome salarial y la presión fiscal.

Que siempre ha habido ricos y pobres y que siempre son infinitamente más los pobres que los ricos, ya se sabe. Pero lo ocurrido en estos tiempos de crisis ha polarizado los extremos, ha dado un tajo importante a la clase media, y ha puesto en precario los pilares en que se asentaba el estado del bienestar en los países europeos. Esa es la España que hay que reconstruir ahora, gobierne quien gobierne.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine