La corbata

Un signo de distinción considerado ahora un estigma en determinados actos sociales

25.06.2016 | 00:12
La corbata

Lo que venía siendo un símbolo de distinción y de bien vestir se está convirtiendo en un "estigma" para quienes aparecen en actos sociales con corbata. Incluso se ha politizado el uso de tal complemento de vestir, ya que los partidos "populistas" tienen a gala ir a pecho descubierto como si este desenfado (a veces desaliño) los acercara más a la ciudadanía.

El origen de la corbata se remonta a la "fascalia" de seda que llevaban los oradores romanos para calentar sus cuerdas vocales. Etimológicamente, el término "corbata" deriva de los mercenarios croatas que se ponían pañuelos en el cuello para ir a la batalla, un atuendo de guerra que hoy en día se ha convertido en complemento de vestir que los "populistas" critican como distintivo de quienes pertenecen a la oposición.

Digan lo que digan, la corbata es un complemento de la camisa, que consiste en una tira que se anuda alrededor del cuello. Su nombre viene del italiano "cravatta", derivado de croata, que data del año 1660 cuando los jinetes del ejército croata usaban pañuelos de colores al cuello. En la época del reinado de Luis XIII, cuando el rey de Francia recluta a los mercenarios croatas, llamaba la atención su "hrvatska" (croata, en el idioma de Croacia), la prenda le gustó mucho a los franceses que la adoptaron y la llamaron "cravate" y luego fueron los que la difundieron por todo el mundo. Todos rivalizaban en audacia y en elegancia añadiendo puntillas y cintas de seda. Llevada por los ricos y los dandis, la corbata ha atravesado los tiempos y los continentes y se han ido adoptando múltiples formas.

En 1926, Jesse Langsdorf, de Nueva York, tuvo la idea de cortar la corbata en la tela de manera diagonal y confeccionarla en tres partes, con lo que nació nuestra corbata moderna.

Por otra parte, se dice que el origen de la corbata es masón. La Masonería, entre algunos de sus ritos iniciáticos, contempla el uso de una soga atada al cuello del aspirante que, a la vez y con los ojos tapados, debe dejar descubierta una rodilla. En los ritos masónicos, siempre ha sido preceptivo el uso de traje y corbata oscuros, muchas veces acompañados del ridículo mandil que todos conocemos.

El nudo de la corbata viene a ser de formas muy diferentes y para muchas personas, que no están acostumbradas a su uso, representa grandes dificultades hacerse el nudo y tienen que recurrir a alguien experto para que se lo haga. Puede haber hasta treinta nudos de corbata, siendo los más conocidos el nudo simple, el doble, el Windsor y el mariposa.

A fin de cuentas, cada cual es muy libre de ponerse o no corbata, aunque, a veces, son las circunstancias las que aconsejan su uso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine