Día tras día

Arduo problema

El PP fustiga con el miedo y el caos a los españoles y promete rebajas de impuestos

09.06.2016 | 12:07
Arduo problema

Pues ahora resulta que los zamoranos, como los belgas antes, vivimos mejor sin Gobierno que con él, según parecen indicar todos los datos manejados. No es ninguna sorpresa, sino una consecuencia hasta lógica, pero a los de Bélgica el chollo de no tener políticos y mucho menos tantos políticos parásitos como abundan en España les duró casi un par de años, que fueron muy bien aprovechados, pero aquí se va a acabar en un mes o poco más, y ya se verá lo que nos espera. El caso es que actualmente, cuando se encara porque no queda otro remedio el 26J, Zamora registra menos parados que en diciembre pasado, más cotizantes a la Seguridad Social aunque sigan siendo peligrosamente insuficientes, un IPC a la baja y otras mejoras en las perspectivas económicas.

Lo de los trabajadores que mantienen el sistema de pensiones es, con todo, con y sin Gobierno, del PP o el que sea, el problema más preocupante junto al paro, tanto a nivel local y regional como nacional. Sabido es que siempre se ha considerado por los expertos que el mantenimiento del sistema se basa en que al menos existan dos personas con trabajo por cada pensionista. Por ahí está la cosa en España, con unos 17 millones de empleados y unos 8 millones de pensionistas. En Zamora, sin embargo, el equilibrio mínimo no se sostiene pues por cada jubilado existe hoy día poco más de un solo ocupado, y el futuro en general en este sentido es tan arduo que ya todos los partidos ven necesaria una reforma drástica que llevará en un plazo cercano a unas pensiones menores.

Sin embargo, el dinero público se sigue dilapidando y no ya solo en tantos y tantos escándalos de corrupción, sino en la incompetencia y la torpeza de muchos de los gobernantes, que encima se van de rositas, y eso cuando su mala gestión no recibe el consuelo de un premio mayor, aunque sea la clásica patada hacia arriba. En Zamora, la justicia acaba de confirmar que el Ayuntamiento de la capital ha de pagar, ya sin posible recurso alguno, los más de 600.000 euros que debe como indemnización a la empresa con la que un anterior equipo local del PP firmó una operación de alquiler y compra para la edificación de un edificio municipal, aunque luego la operación fuese deshecha ante los tribunales. Una operación sospechosa, ha dicho Guarido, el alcalde de la ciudad. En total, cinco millones de euros a la basura, que habrán de ser pagados por los contribuyentes zamoranos y que comprometen el presupuesto para este año. Y todo ello sin responsabilidades ni explicaciones, o explicaciones abstrusas, arrogantes e insuficientes en todo caso.

Pero el PP continúa queriendo gobernar el país, fustiga con el miedo y el caos a sus habitantes, y compromete un programa en el que solo busca el beneficio de su partido, como lo demuestra el hecho de pretender que sea siempre el candidato más votado el que gobierne, peculiar forma de entender la democracia a su favor, o prometiendo rebajas de impuestos mientras en una carta a Bruselas, al jefe de la UE, se comprometía a Rajoy a implantar más recortes a partir de este mismo año si sigue en La Moncloa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine