La columna del lector

La incertidumbre política y la campaña electoral

04.06.2016 | 00:10

E s el mejor de los buenos quien sabe que en esta vida todo es cuestión de medida: un poco más, algo menos" (Antonio Machado)

Inicio estas líneas con un verso de don Antonio Machado, cuya tumba en Colliure, conforme leía días pasados, permanece con un cierto aire de abandono.

La figura de don Antonio Machado fue, es y seguirá siendo ejemplar para todas las personas de bien, motivo por el cual su tumba debe permanecer en buen estado de conservación. Ruego tomen buen nota los nuevos gobernantes y adopten las medidas oportunas, para a cuidar "su última morada".

En la prensa diaria leemos que los políticos se disponen a iniciar una segunda campaña electoral, campaña que según datos nos va a costar a los españoles del orden de ciento veinte millones de euros, y ello porque los señores elegidos (sus señorías) han sido incapaces de formar gobierno durante cuatro meses, ¡se dice pronto!

Los señores políticos, parece ser, no son conscientes del perjuicio que ello ocasiona en la política inversora, la incertidumbre política y la mala gestión arruina los proyectos inversores.

Todos sabemos que los países que ofrecen más garantías para los inversores internacionales son aquellos que disponen de regulaciones y tramitaciones rápidas para la aprobación de proyectos de inversión, siempre en un marco de seguridad jurídica y rapidez en la resolución de conflictos.

La inseguridad política lo único que origina es daño a todos los niveles, y especialmente para los ciudadanos que hemos de cargar con el peso del pago del coste de los ciento vente millones de euros.

A los zamoranos nos costarán las nuevas elecciones del orden de 600.000 euros, esto es, del orden de 100 millones de las antiguas pesetas rubias ¡se dice bien!, cuántas buenas obras se pueden hacer con cien millones de pesetas en el mundo rural, a saber, arreglo de consultorios médicos, de escuelas, de centros de reunión de los mayores de nuestros pueblos, donde a veces no existe ni tan siquiera un local para tomarse los mayores un café y leer La Opinión- El Correo de Zamora.

Me resulta incomprensible que sin trabajar se cobre. Dígannos qué han estado haciendo los señores políticos desde el día 20 de diciembre de 2015, hasta la fecha. Presumo que muy poco o nada, pero cobrar seguro que han cobrado. Así sí se puede ser político.

No se puede ignorar que los ciudadanos de a pie tenemos mil y un problemas que resolver en el día a día, mantener el puesto de trabajo, hacer frente a múltiples pagos de luz, agua, gas, teléfono, etc., etc? Los ciudadanos no tenemos soportes móviles gratuitos.

Qué distinto sería si los políticos tuvieran que devolver los sueldos percibidos durante estos cuatro meses, tal vez los acuerdos hubieran llegado en los primeros días.

Paciencia, amigos lectores, que como escribió don Antonio Machado:

"El que espera desespera/ Dice la voz popular/ ¡Qué verdad tan verdadera!/ De lo que llaman los hombres virtud, justicia y bondad,/ una mitad es envidia, y la otra no es caridad".

No olviden que la pobreza se hereda y es crónica.

Pedro Bécares de Lera

(Valladolid)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine