Recado

Genio todavía humano

03.06.2016 | 00:05
Genio todavía humano

Más allá incluso de los méritos científico-tecnológicos del premiado, y del soberbio ejemplo de superación personal que representa, el premio Princesa de Asturias a Hugh Herr, creador de "prótesis biónicas inteligentes, controlables por el cerebro", es una llamada de atención hacia ese primer punto de contacto físico, y de coexistencia civil, entre lo humano y lo cibernético, entre el cuerpo y el robot, ejecutando modelos que estaban ya en el imaginario fantástico, y que son menos invasivos de nuestra naturaleza que la manipulación genética. Es, también, un acto de culto hacia el genio más genuino del hombre, o sea, su rebeldía frente a la ley primordial de la vulnerabilidad y el perecimiento del cuerpo. Y evoca, en fin, en el plano del simbolismo, la culminación benéfica de la Edad de los Metales en la que en el fondo aún vivimos (la maléfica sería, por ejemplo, una bomba de racimo).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine