La columna del lector

Por qué la tierra no se vende

27.05.2016 | 00:35

El documental "Hija de la laguna" nos cuenta una historia en la que las mujeres son protagonistas en la defensa del planeta. Madres y campesinas que trabajan con sus manos la tierra, son conscientes de la importancia de cuidarla porque, como ellas, es una madre que alimenta a sus hijos. La lucha de estas mujeres se trata de una batalla interminable contra los extractivismos, que se están realizando sobre todo en los países del sur; expolios a través de los que se extraen indiscriminadamente los recursos naturales de un país para el enriquecimiento de otros. Hay que tener en cuenta que estas materias primas se venden a bajos costes cuando los productos elaborados a partir de ellas se venden muy caros. Los extractivismos generan el agotamiento de los recursos, con grandes impactos ambientales y una fuerte desigualdad social.

"?El oro no se bebe, el oro no se come, por el oro se derrama sangre. Si de tanta utilidad les hace el oro a los grandes y a los poderosos, mándales a sacar de las reservas de sus bancos y que lo vuelvan a utilizar, pero a ti que te dejen en paz. Cuidándote bien, podrías alimentarnos para siempre". Nélida Ayay siente en sus entrañas la avaricia de los que quieren destruir su hogar para obtener oro. La misma historia de siempre con otros escenarios y otros protagonistas? "Hija de la laguna" se enmarca en las provincias de Cajamarca y Celendín en Perú. El proyecto en concreto se trata de una explotación minera de oro, plata y cobre que destruiría 34 hectáreas de lagunas situadas a unos 3.000 metros de altitud. Un paraje de una enorme calidad ambiental. Estos ecosistemas altoandinos albergan una increíble biodiversidad, contando con especies endémicas, que no se encuentran, por tanto, en ningún otro lugar. De llevarse a cabo, el suelo sería removido, las lagunas destruidas y los contaminantes procedentes de la minería se infiltrarían en suelo y aguas como está ocurriendo en los alrededores, donde el proyecto ya está en marcha. Las consecuencias serían devastadoras para todos los seres vivos, entre ellos los campesinos y campesinas que tendrían que abandonar las tierras transformadas en suelo inútil y contaminado.

Sin embargo, la posición de los habitantes de Cajamarca es fija y clara. Las campesinas ofrecen una resistencia pacífica y no dejan avanzar a las empresas mineras Yanacocha y Newmont en su firme decisión de proteger el agua. Ya han muerto cinco personas por defenderla, por defender el agua, sus recursos, nuestra naturaleza, nuestra Tierra. Y es en esta cara del conflicto, en la resistencia, donde cobra fuerza otra gran protagonista del documental "Hija de la laguna". Máxima Acuña es una campesina propietaria del terreno "Tragadero Grande", ubicado frente a la Laguna Azul, donde las minas Conga (Yanacocha-Buenaventura y Newmont), con el apoyo del gobierno peruano, pretenden realizar su explotación. Máxima ha sufrido ataques en la tierra y los animales de Tragadero Grande, incluso violencia física contra ella misma y su familia, pero la Fiscalía solo ha procedido en las denuncias de la empresa en contra de la familia, argumentando agresividad contra los policías que han llegado a su terreno. A día de hoy, Máxima y su familia tienen limitado desplazamiento y siguen sufriendo agresiones, pero Máxima se siente optimista y segura en su lucha, sabe que gente de todo el mundo le apoya, se ha convertido en una figura de la resistencia y recientemente ha recibido el premio Goldman 2016 (premia individuos que emprenden luchas contra delitos ambientales).

La organización Entrepueblos viene denunciando desde la década de los ochenta este tipo de abusos que se realizan en los países del Sur. Los extractivismos son ejecutados por las multinacionales, consentidos por sus gobiernos y capitaneados por los gobiernos de los "países desarrollados" a través de los tratados de libre comercio. Mujeres como Nélida y Máxima protegen los recursos naturales de nuestro planeta, mientras que nosotros sentimos que estos campos de batalla están muy lejanos y nos son casi ajenos. Pero nada más lejos de la realidad, a las puertas de nuestro país están llamando ahora mismo dos tratados: CETA y TTPI, tratados que están firmando Canadá y EE UU con Europa a espaldas de la opinión pública porque no se nos ha informado. Nadie nos ha contado que con estos tratados las multinacionales podrán campar a sus anchas, mermando los derechos de los trabajadores y trabajadoras, ni que se favorecerá la entrada de los productos extranjeros en detrimento de los nuestros, teniendo en cuenta que en países como EE UU la producción de transgénicos es dominante y la legislación de seguridad alimentaria más permisiva. Además, el Estado podrá ser denunciado si las leyes que protegen la seguridad pública atentan contra los potenciales beneficios de las empresas? No, claro que no nos han informado.

Los intereses que defienden Nélida, Máxima y muchas otras personas son los que permitirán la continuidad de la vida, también en nuestros países. Nélida es hoy candidata al congreso de la República por el Frente Amplio, consciente de la importancia de la incidencia política.

Mañana, viernes 27 de mayo, a las 19.30 en el Salón de actos de la Biblioteca Municipal de Zamora tendremos el honor de presentarles a los y las protagonistas del documental "Hija de la laguna" que con su valor y perseverancia representan un ejemplo contra el gran monstruo que devora la vida a favor del dinero.

Alicia Fernández (Delegada de la Asociación Entrepueblos de Zamora)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine