Zamoreando

Insultos gratuitos

La Guardia Civil cumple 172 años de vida consagrada al servicio de España

17.05.2016 | 11:52
Insultos gratuitos

No se puede ir por la vida municipal, provincial, autonómica y nacional insultando a la Policía, a la Guardia Civil y a las Fuerzas Armadas. Por cierto, desde estas líneas, mi felicitación más cariñosa a la Guardia Civil al cumplir 172 años de vida consagrada al servicio de España y de los españoles. 172 años de historia que es la historia misma de España. Desde la llegada de los recién llegados en materia política a las instituciones, los insultos de palabra, obra e incluso omisión a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y a las Fuerzas Armadas, están a la orden del día. También hay que incluir en esas ofensas e insultos gratuitos los que se dedican al jefe del Estado. Y lo que el Gobierno, por muy en funciones que esté, no puede ni debe consentir es que ciertos insultos les salgan gratis a quienes los profieren. Y da igual que sean autoridades políticas, que modestos ciudadanos.

Si hubiera que entregar un premio "ad hoc" a quien más se distingue por insultar, ningunear, ultrajar, despreciar y faltar a todos los uniformados patrios, Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, se llevaría la palma. Es curioso porque, en cuanto tienen un problema que los Mossos d'Esquadra se ven incapaces de solventar tiran de Policía Nacional y Guardia Civil como si les fuera la vida en ello. Sin embargo a Colau y su gente no les importa escupirlos en la cara e insultarlos constantemente como si fuera una urgente necesidad para así hacerse los gallitos ante sus votantes. Flaco favor se hacen a sí mismos y a la sociedad catalana que valora muy positivamente tanto a Policía Nacional como a Guardia Civil. Porque es gente disciplinada, cuyo servicio a España está por encima de esas y otras cosas, pero estaría bueno que ante una urgente necesidad se negaran a prestar servicio a quienes arremeten injustamente contra ellos.

El rosario de misterios dolorosos en forma de afrenta a estas dos instituciones culminaba en el marco de la campaña municipal "Barcelona Poesía", cuando el Ayuntamiento de la Ciudad Condal instaló, para más inri, un gran cartel frente al complejo policial de La Verneda en el que se reproducía un poema de Bukowski titulado "4 Polis" que generó malestar entre los mandos y agentes de la Policía Nacional. No era para menos. El poemita en cuestión se las trae y no reproduzco los versos más insultantes porque me dan asco y porque ante insultos gratuitos como ese "yo soy Policía Nacional y Guardia Civil y Fuerzas Armadas". No se puede despachar con la manida frase "fue una iniciativa desafortunada" lo que en realidad fue una provocación en toda regla.

Las bofetadas son constantes. ¿Y más? Retiran el busto del rey del salón de plenos del consistorio, el "madrenuestro" de los Premios Ciutat de Barcelona, cuestionan la presencia de las Fuerzas Armadas en el salón de la Enseñanza de Barcelona, etc., etc. Si hubiera un poco más de mano dura lo mismo algunas listas y algunos listos se lo pensaban mejor antes de decir y hacer lo que hacen y dicen. ¡Ah!, se me olvidaba, pero para eso también es ineludible, la necesaria voluntad judicial. Tanta permisividad da qué pensar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine