Zamoreando

Investigada

De derecha a izquierda no se libra ni un solo partido

29.04.2016 | 10:13
Investigada

E n política, el que esté limpio de culpa que lance la primera piedra. Y, ¡ojo!, porque algunas chinitas son muy retozonas ellas y tienen trayectoria de "boomerang". Todos los partidos tienen sus investigados, sus encausados, sus sospechosos, sus querellados, sus sinvergüenzas. De derecha a izquierda no se libra uno solo. Incluso sobre Ciudadanos pesa una cierta sombra de duda murciana. El Partido Popular con sus casos y sus cosas a porrillo, jorobándole el prestigio a Mariano Rajoy. El Partido Socialista con sus ERE en los que hay para dar y tomar, cada día con un nuevo investigado que empaña el gobierno de Susana Díaz. Y Podemos con algo más que sospechas sobre sus fuentes de financiación, sobre la propia financiación de algunos dirigentes con Pablo Iglesias a la cabeza y con Victoria Rosell.

Sí hombre. Esa diputada que va por los aeropuertos pidiendo que le abran la sala VIP y negando la documentación que le solicita, como a todo hijo de vecino, la Guardia Civil. Pues esa. El Tribunal Supremo ha abierto una causa para investigar a la hoy exjuez por los delitos de retardo malicioso, prevaricación y cohecho. Delitos todos ellos lo suficientemente graves como para dejar a Rosell en una posición insostenible. Posición que será mucho peor si el juez la cita a declarar en calidad de investigada.

Podemos ha perdido la poca credibilidad que le quedaba entre los españoles con dos dedos de frente. Porque, luego, están los otros, los que se dejan engatusar y, ¡hala!, dentro y fuera de la Universidad se ponen a cantar el "a la bio, a la bao, a la bim bom ba, Podemos, Podemos y esto va a mejorar". ¿Quién dijo mejorar? Porque, a ver, si fueran mínimamente coherentes con el exigente discurso que emplean para los demás en materia de transparencia, el partido de Iglesias debería excluir a Rosell de las listas. Pues, no señor. Con esa arrogancia no exenta de soberbia que acredita a los mandamases de Podemos han afirmado que la exjuez continuará formando parte de la candidatura del círculo morado.

La exclusión de políticos manchados, con la mancha que sea, es para el PP, para el PSOE y si se tercia para Ciudadanos, pero no para los sacrosantos candidatos de Podemos. Y menos para la Rosell, que ya estaba de mierda hasta el cuello cuando, catapultada por el líder, iba para ministra de Justicia, en ese reparto vergonzoso e interesado que hicieron un día a espaldas de Sánchez. No voy a entrar en el caso porque ya ha sido suficientemente aireado y tiene que ver con la pareja de la diputada podemita. ¡Ay, las parejas de estos, cuánto están dando que hablar y que a gusto van en la burra de sus duplos! Si empezamos a echar cuentas, a las parejas de todos estos les ha venido de parilla la ascensión de sus duplos, porque el que no ha hecho un negocio redondo, se ha colocado en un gran puesto y con un gran sueldo. Y cuando no hay pareja, hay sobrinos, primos, hermanos, suegras y tíos. ¡Y luego hablamos de los del PP y de los del PSOE, que también! Lo de los del bipartidismo, una travesura comparado con las gamberradas constantes de las gentes de Podemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine