Zamoreando

Fatales aspiraciones

Iglesias embiste contra la libertad de prensa y la libertad de expresión

26.04.2016 | 09:01
Fatales aspiraciones

Es un hecho que Pablo Iglesias aspira a poner a la prensa al servicio de Podemos. Quieren manejar el cotarro mediático como sea. Estilo Venezuela. Y el que no esté con ellos estará contra ellos y habrá que eliminarlo. Cerrando el medio. Asumiéndolo y haciendo una purga entre las plantillas que no comulguen con las ideas podemitas, que no son las más democráticas. Espero y deseo de corazón que se destapen absolutamente y se muestren tal cual son, antes de las elecciones. Que el electorado sepa de una puñetera vez lo que se esconde tras ese círculo infernal.

No, no se trata de meter miedo. Ellos son y representan al miedo. A la polémica generada por el intolerable ataque de Iglesias a la independencia de la prensa le remito. Iglesias es de los que tira la piedra y esconde la mano. Primero muerde y luego pide perdón. Pero el mordisco ahí queda, con su correspondiente señal. Todo aquello por lo que la España democrática ha venido luchando, quiere cargárselo Iglesias si llega al poder. Poder de Podemos que no es el mismo poder democrático que puede representar otro partido cualquiera. Iglesias quiere aumentar el control político sobre el periodismo. Vamos, que lo que se dice de PSOE y PP es un chiste comparado con lo que este chico quiere hacer. Con ello me estoy haciendo eco de su ideario fundacional y su programa para las elecciones europeas del 14. En ambos, proponen forzar a los medios privados a ofrecer la misma información de todas las candidaturas que se presenten a unos comicios. Como si todos fueran medios públicos. Y como eso les parece poco, pretenden imponer estrictos límites a la propiedad y la concentración de grupos editoriales. Adiós independencia, adiós libertad, adiós pluralidad. Todos cortados por el mismo patrón de estilo bolivariano, a lo Chaves y Maduro.

Iglesias ha embestido como un miura contra la libertad de prensa, la libertad de empresa y la libertad de expresión periodística. Tendremos que ser muy cuidadosos para impedir por todos los medios que Iglesias y su círculo nos envuelvan. Dos de los principios básicos de toda sociedad democrática se pueden ir por el desagüe con quien solo ha pensado y piensa en repartirse los ministerios más golosos, aquellos mediante los cuales nos pueda someter y a los españoles con problemas, que les den por el saco. Quien dice querer "democratizar" los medios de comunicación solo pretende controlarlos. Y, ¡hala!, otra Venezuela, otro Irán, otra Cuba, otra Corea, pero del Norte, la del pirado de Kim Jong-un, el mismo que quiere gobernar el mundo y como no le basta con tener bajo su bota a su propio pueblo, quiere pisar a los demás.

Qué pena de España si esta gente llega a tocar sillón. Lo curioso es que venga a cuestionar la independencia de los medios patrios alguien cuyo ascenso en la escena política ha estado sustentado, qué casualidad, por una presencia constante en diversas cadenas de televisión y en horarios de máxima audiencia. ¡Vivir para ver! ¡Y lo que nos queda por ver todavía!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine