Nos convierten en bonsáis

Vivimos en un mundo donde la burocracia ha sufrido la captura de los monopolios

19.04.2016 | 00:03
Nos convierten en bonsáis

Con muy buenas razones para ello, todos estamos preocupados por la creciente degradación del medio ambiente, máxime cuando ya se dice sin tapujos que una parte sustancial de las muertes anuales, sobre todo en algunos países, se deben a la contaminación del aire o del agua. Pero hay otra contaminación de la que no se habla tan a menudo y que también afecta a nuestra salud, nuestras vidas, y nuestras ganas de hacer cosas: la contaminación burocrática.

Los ecólogos sociales no han prestado aún suficiente atención a este fenómeno, seguramente porque son parte de él, o porque sus salarios proceden del problema, pero cuando el que tiene ganas de hacer una cosa debe pedir permiso para hacerla a quien no tiene ganas de hacer ninguna y cifró sus esperanzas vitales en conseguir un puesto eterno y cómodo, el medio ambiente social se resiente.

No cabe duda de que la sociedad actual y sus seguridades se basan en controles, normas y permisos, pero el producto final es una especie de jardín para bonsáis, donde todo acaba subdesarrollado por culpa de las excesivas podas, la aportación misérrima de alimento y un medio ambiente, creado por los más grandes, donde nadie les robe ni una gota de sol, nutrientes o agua a los árboles más grandes.

Vivimos en un mundo donde la burocracia, supuestamente creada para ayudarnos, ha sufrido la captura de los monopolios ya establecidos y se utiliza como barrera de entrada para quienes quieran acceder a un recurso, a un nicho de mercado o a una oportunidad de negocio.

Nos queda la simplificación, pero no nos deja. Y si no, la renuncia, que es a lo que tratan de impulsarnos a pesar de toda la publicidad sobre emprendimiento y autoempleo. Porque no nos engañemos: el emprendimiento y el autoempleo que buscan es el que no les estorbe, ni les moleste, ni compita con ellos. El que les interesa es el que nos mantenga entretenidos luchando por las migajas o convenciéndonos de que cobrar sin trabajar, como becario o en un proyecto de esos que llaman "libres", es a la postre lo que nos hará sentirnos más realizados.

Para lo demás, burocracia. Que es su perro. Es su grillete. Es su ventaja.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine