Día tras día

Dar ejemplo

Cuando las propias administraciones incumplen las normativas

08.04.2016 | 00:19
Dar ejemplo

Le preguntaba el otro día Évole a Rajoy, en la televisión, como puede el Gobierno exigir el IVA cuando su partido es acusado e investigado por la utilización de dinero negro. El aún presidente, aunque sea en funciones, dijo que esa era la ley. No añadió, claro, pero ya se sabe, que quien hizo la ley hizo también la trampa. Lo de la financiación ilegal es cosa vieja en los partidos políticos, en todos, y todos tienen muchos motivos para callar. No lo hacen. Ahora se vuelve a especular con fondos venezolanos para Podemos, como si los demás no hubiesen hecho lo que han podido, pero todo vale en la guerra por el poder, aunque la gente esté cada día más harta e indignada por cuanto ocurre su alrededor.

El caso es que los que tenían que dar ejemplo firme son los primeros en no darlo, en hacer lo contrario y ahí están las tramas mafiosas de la corrupción en torno a la política para atestiguarlo. Aquí todo el mundo es muy patriota, aquí los sucesivos gobernantes se esfuerzan y derrochan medios para que todo el mundo cumpla con sus obligaciones con la Hacienda pública. Se imponen severas multas a los modestos empresarios y autónomos a los que se pilla en algún desliz fiscal, o a los particulares que a la hora de declarar incurren en ingenuos errores. Pero las grades fortunas se van, sin problema alguno, a los paraísos fiscales, sea Panamá, Suiza, o donde sea. Aquí el único que paga religiosamente, sin remisión, es el asalariado, el sometido a una nómina, el que no se libra del IRPF. Y para los otros, para los que se llevan la pasta, el Gobierno de Rajoy creó incluso una amnistía fiscal. Así da gusto.

Es en todo lo mismo. Eso es lo malo, porque son cosas que se van sabiendo, por azar en ocasiones, pero es fácil sospechar que detrás sigue habiendo muchas irregularidades. Ahí está el curioso asunto descubierto casualmente en Zamora y que ha demostrado que mientras se sigue insistiendo, y es lógico, en el estricto cumplimiento de las leyes de tráfico y se castiga con sanciones desorbitadas en relación con el pobre nivel económico del país y de los sueldos y pensiones existentes, es la propia administración, la regional en este caso concreto, la que incumple las normas, y se permite el lujo de que los vehículos de su parque móvil, que no son uno, ni dos, ni una docena, sino más de 3.500, circulen tranquilamente por calles y carreteras sin el seguro obligatorio, una de las infracciones más perseguidas y castigadas, aunque por supuesto haya miles de vehículos circulando en esas condiciones.

Pero es que los políticos están obligados a dar ejemplo a todos los niveles, incluido el moral. No vale eso que han dicho siempre algunos gerifaltes del PP para justificar la corrupción que anega su partido: que la política es un reflejo de la sociedad. Y aunque lo fuese. La Policía Local de Zamora al intervenir en un accidente descubrió que un coche de la Junta carecía de seguro obligatorio. Al menos, se reaccionó bien y se inmovilizaron los vehículos oficiales, que están pendientes de una licitación que no entrará en vigor hasta junio. Faltan dos meses pero tendrá que pagarse una cobertura por ese tiempo, algo que al parecer creían que estaba hecho ya y en vigor, no siendo así. Vaya administradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine