30 de marzo de 2016
30.03.2016

¿Por qué no completar los incentivos?

El AVE debería tener parada en Toro para llevar visitantes a Las Edades del Hombre

30.03.2016 | 00:14
¿Por qué no completar los incentivos?

La prensa zamorana transmite una impresión optimista general con relación al año 2016, refiriéndose a la mejora de vida de los establecimientos hoteleros este año, con ocasión de la Semana Santa. Y comunica una impresión particular con relación a uno de los productos zamoranos más importantes. Hay un artículo especial en el apartado de Toro enalteciendo la realidad y avisando sobre la posible mejoría permanente del mercado del vino.

Tres son los incentivos señalados para la prosperidad de nuestra provincia en el año en que vivimos: la llegada del AVE a Zamora, que aumenta considerablemente la comunicación de nuestra capital con Madrid, Segovia y algunas ciudades de Valladolid; la culminación de la Vía de la Plata, llenando el vacío que existía entre Zamora y Benavente; y la concesión de Las Edades del Hombre, que este año se celebrarán en la histórica y monumental ciudad de Toro. A esta última circunstancia alude en especial el toresano que augura una mejoría considerable, al tiempo que avisa de la extraordinaria importancia que puede suponer, este año -y más interesante aún en el futuro- el excepcional acontecimiento.

Ha sido muy importante el aumento de afluencia del público a la ciudad de Zamora y en especial a sus establecimientos hoteleros. La cautela que la clientela observó en la reserva prematura, esperando la ayuda del buen tiempo o ausencia de esa ayuda, se rompió por fin y el lleno casi completo premió la paciencia del sector. La Semana Santa, que en Zamora constituye una parte muy significativa de la economía anual, ha podido alcanzar este año un éxito casi completo, puesto que solo dos de las numerosísimas procesiones se vieron afectadas por la lluvia. Hasta el voluble tiempo ha contribuido este año a la mejoría de ocupación hotelera.

A nadie se le oculta la importancia, casi definitiva, que las comunicaciones tienen para la movilidad, nacional o internacional. Zamora este año se ha visto favorecida por dos elementos importantes en la comunicación de fuera y entre dos importantes núcleos: este último ha resultado crucial para la comunicación con Zamora con relación a Benavente y todo el gran sector del territorio provincial que se sirve de la porción de carretera que ha completado la Vía de la Plata. Pero, con ser muy importante ese logro interno dentro de la provincia, no tiene comparación con lo esencial que resulta la llegada del AVE para la afluencia de forasteros a lo largo del año. La "lejana" Zamora, rincón casi olvidado del mundo, se encuentra ahora a dos pasos de la capital de España; y, con ella, a una corta distancia con todas las ciudades mundiales que disfrutan de comunicación aérea directa con Madrid.

Como indica el artículo sobre el Vino de Toro -y se ha repetido en numerosas ocasiones- toda la provincia de Zamora tiene que saber aprovecharse de la facilidad que le proporcionan las buenas comunicaciones inauguradas. De los zamoranos depende el aprovechamiento que se haga de las circunstancias favorecedoras, entre las que ocupa un lugar único la asignación de Las Edades del Hombre. Y ese incentivo, en especial, debe utilizar para su servicio Toro promoviendo que se repare el indudable olvido que ha tenido el Ministerio de Fomento (algo insospechado en nuestra paisana Ana Pastor), dejando el AVE sin un elemental apeadero en la ciudad de Toro. Una ciudad, de importancia siempre; pero excepcional este año, se ha quedado sin la estación con la que la constancia del pueblo y autoridades correspondientes han beneficiado a algún pueblecito mucho menos populoso que Toro y rodeado de una población bastante más corta que el importante alfoz de la Ciudad de doña Elvira.

He pasado la Semana Santa en una ciudad muy parecida en importancia a Toro. Y he tenido la ocasión de informarme, por un amigo nacido allí y residente en Madrid, de los avatares que han superado los vecinos y su corporación municipal hasta conseguir una comunicación por autobús directa con Madrid. ¿No serían capaces, los toresanos y su corporación municipal, de conseguir para la sede de Las Edades del Hombre, una pequeña estación del AVE que pasa por sus tierras? Esta sería la mejor manera de completar el excepcional incentivo que supone la exposición, que albergará la histórica y monumental ciudad de Toro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine