Zamoreando

Guerra al odio

Internet no puede ser una guarida donde se fomente la ofensa gratuita

15.03.2016 | 11:32
Guerra al odio

Los delitos de odio en España no son nuevos. Y son tan execrables o más que otros cualquiera. Desgraciadamente hay mucho odio en el ambiente. En ciertos discursos. En ciertos comportamientos. En ciertas actitudes. En ciertos comentarios. Odio es lo que un mal nacido destiló en Facebook al enterarse de la muerte del guardia civil zamorano José Antonio Pérez Pérez. Además de ser un indeseable machista, a tenor de los comentarios publicados en nuestro periódico, el odio es la palanca que mueve al internauta que responde al nombre de "Emiliano Carrera". El mismo que con la peor baba contestó al mensaje de condolencia de la senadora Clara San Damián, con un: "uno menossddjjjjjjj".

Este tipo no sabe que la Guardia Civil muere pero no se rinde. Este tipo, que ni huella dejará en su barrio, no sabe que la Guardia Civil lleva escritas muchas páginas de gloria en su historia. Este tipo no sabe que la Guardia Civil es una institución consagrada al servicio de los ciudadanos. Qué sabrá este tipo de lo que la Guardia Civil lleva sufrido, de la abnegación de sus familias, por mucho que haya personas que quieren proscribir la palabra abnegación que a mí me resulta tan edificante y hermosa. ¿Acaso este tipo no sabe que la Guardia Civil, a pesar de tormentas políticas y cambios de régimen, sigue disfrutando del cariño, el respeto y la confianza de los ciudadanos y del Estado a la hora de garantizar su seguridad? ¡Qué sabrá un descerebrado de todo eso!

Me uno a la denuncia de la senadora San Damián. También yo pido que todo el peso de la Ley caiga sobre semejante mal nacido. Lo que me extraña y desconcierta es que nadie, a la izquierda del abanico político, haya manifestado su repulsa por semejante comentario. Ni PSOE, ni IU, ni Podemos. Quizá porque el PSOE de hoy nada tenga que ver con el de ayer. Izquierda Unida porque no se presta a según qué cosas por muchas responsabilidades políticas que haya adquirido en Zamora y, de Podemos, oye, tú, qué vamos a esperar, cuando todos los españoles conocemos la insultante opinión sobre la Guardia Civil de Pablo Iglesias.

Lo que también me ha sorprendido es que la señora Valdeón no haya salido a la palestra. Ella que enseguida se conduele y solidariza cuando por la misma vía se arremete asquerosamente contra una procuradora de otro signo diferente al suyo. A eso le llamo yo tener dos varas de medir. Claro que a mí ya me ha demostrado lo que le importan los conatos machistas de algún que otro compañero de filas, al que defiende a capa y espada, cuando la víctima de sus improperios no goza de la categoría de adscrita a la política. Vale que no salga a favor de San Damián. Pero sí lo tenía que haber hecho a favor del agente fallecido.

Internet no puede ser una guarida de indocumentados donde se fomente el odio y la ofensa gratuita y menos hacia un defensor de la ley y el orden. Hacia un agente que garantiza nuestra convivencia y nuestra seguridad. Me indigna lo ocurrido como me indigna la falta de reflejos, a través de una respuesta contundente, de quienes se han retratado solos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine