Los mambises cubanos

Las tropas de isleños estaban formadas por gente de toda clase social y lucharon por la independencia

04.03.2016 | 00:17
Los mambises cubanos

Los mambises eran guerrilleros antiespañoles de Cuba, que en siglo XIX participaron en las guerras por la independencia. Las tropas mambises estaban compuestas por cubanos de todas las clases sociales, desde esclavos, negros y mulatos libres, hasta terratenientes como Carlos Manuel de Céspedes, que dieron todo por la libertad e independencia de Cuba.

Carlos Manuel de Céspedes era un abogado revolucionario cubano que inició las guerras por la independencia en Cuba contra el régimen colonial de España, proclamando el 10 de octubre de 1868 su determinación de independencia o muerte y la libertad de sus esclavos. Céspedes es considerado por todos los cubanos el padre de la patria, también fue mayor general del Ejército Libertador de Cuba y primer presidente de la República de Cuba en armas. Murió en combate frente a las tropas españolas.

Casi dos décadas después del primer viaje de Colón se inició la conquista de la isla de Cuba para España, como parte del proceso de ocupación en las diversas tierras del Caribe. A Diego Velázquez se le encargó dominar el territorio cubano, que se inició en 1510. Los conquistadores iniciaron la explotación de los recursos de la isla mediante el trabajo de los indígenas. El rápido agotamiento de los lavaderos de oro y la drástica reducción de la población, transformaron a ganadería la principal fuente de riqueza de Cuba. A falta de oro, la carne salada y los cueros serían las mercancías casi exclusivas con las que los escasos colonos de la isla podrían incorporarse a los circuitos comerciales del naciente imperio español.

La dinastía Borbón, a principios del siglo XVIII, trajo aparejada una modernización del concepto mercantilista. El comercio exterior de la isla se amplió, a la vez que mejoraron las comunicaciones interiores y se fomentaron nuevos poblados como Pinar del Río y Jaruco. Los colonizadores españoles establecieron la cría de ganado y el cultivo de la caña de azúcar y el tabaco como principales objetivos económicos de Cuba. Así que la riqueza de Cuba entre 1823 y el final del siglo XIX se elevó a un nivel altísimo.

Cuba fue la última colonia española importante en América que logró su independencia. Cuba era una gran productora azucarera , y la caída de los precios del azúcar fueron el detonante que provocó una nueva insurrección contra la corona española en 1895. Tras duras y sangrientas batallas, el 15 de febrero de 1898 la misteriosa explosión del Maine hace que EE UU declare la guerra a España, que es finalmente derrotada por las fuerzas cubanas en la Batalla de Aguas Claras en agosto del mismo año.

Ciertamente, los intereses coloniales de EE UU tuvieron mucho que ver en la lucha por la independencia; mientras que EE UU eran mirados con buena cara por su política de acercamiento, España era el "malo" de la película y enemigo común.

Con la excusa de asegurar los intereses de los residentes estadounidenses en la isla, el Gobierno norteamericano envió a La Habana el acorazado Maine. El viaje era más bien una maniobra intimidatoria y de provocación hacia España, que se mantenía firme en el rechazo de la propuesta de compra realizada por los Estados Unidos sobre Cuba y Puerto Rico.

El 25 de enero de 1898, el Maine hacía su entrada en La Habana sin haber avisado previamente de su llegada, lo que era contrario a las prácticas diplomáticas tanto en aquella época como en la actual. En correspondencia a este hecho, el gobierno español envió el crucero Vizcaya al puerto de Nueva York.

El 15 de febrero de 1898, a las 21,40 una explosión hizo saltar por los aires al Maine. De los 355 tripulantes, murieron 254 soldados y dos oficiales. El resto de la oficialidad disfrutaba a esas horas de un baile dado en su honor por las autoridades españolas. España negó desde el principio que tuviera algo que ver con la explosión del Maine, pero la campaña mediática realizada por la prensa neoyorkina convenció a los estadounidenses de la culpabilidad de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine