Zamoreando

Hasta siempre, mi general

Con la marcha de Godoy Malvar Zamora pierde a un oficial y caballero

02.02.2016 | 10:55
Hasta siempre, mi general

Creo recordar que fue en febrero de 2012 cuando el general Manuel Godoy Malvar tomaba posesión como jefe del Mando de Ingenieros y comandante militar de Salamanca y Zamora. Cuatro años después, precisamente hoy día 2 de febrero, en el acuartelamiento General Arroquia de la capital salmantina, se celebra el acto de despedida del general Godoy con motivo del cese en el destino. En el argot militar se habla de cese para anunciar su paso a la reserva al concluir el tiempo de servicio reglamentario. Yo prefiero hablar de despedida al amigo que se va, al militar que honró permanentemente a Zamora y a los zamoranos, asistiendo a todos los pequeños y grandes acontecimientos que se daban cita no solo en el calendario militar, también en el calendario civil, en el de las costumbres y tradiciones de esta tierra, las de rango superior y también las de rango inferior.

Con la marcha del general Godoy Zamora no pierde al amigo, esa es condición inalterable, pero sí al oficial y caballero que, constantemente, ha demostrado su afecto a esta tierra y a sus moradores, que se ha desvivido por dejar en Zamora lo mejor de su condición militar y humana, que nos ha honrado con su presencia en tantos momentos como permanecen ya en la memoria individual y colectiva de los zamoranos que tuvimos la oportunidad de disfrutar su cercanía, su amabilidad y su marcialidad.

El general Godoy se va, como no puede ser de otra forma, por la puerta grande. Y a fe que grande es dada la altura física, intelectual, castrense y moral del general Godoy. Con una hoja de servicios impresionante, abruma el currículum de este gallego de Vigo, de 58 años. Integrante de la treinta y seis promoción de la Academia General Militar, fue promovido a oficial de Ingenieros el día quince del mes de julio de 1981. Es diplomado en Estado Mayor del Ejército de Tierra y tiene acreditado el dominio del idioma inglés. Está en posesión, entre otras recompensas, de la Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, de la Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco, de la Medalla de la OTAN de la antigua Yugoslavia e ISAF. Cruz conmemorativa por la Misión militar de Paz en Bosnia y medalla de las Naciones Unidas. Ha estado destinado en la Dirección de Personal en Madrid y ha ocupado los cargos de jefe del Batallón de Caminos perteneciente al Regimiento de Especialidades de Ingenieros n.º 11 en Salamanca desde el 25 de abril del 2003 al 28 de marzo del 2006, jefe del Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros n.º 12 de Zaragoza y asesor en el Cuartel General de la UME en Torrejón de Ardoz, habiendo participado en el núcleo de constitución de la misma, entre otros, hasta el momento actual.

La entrega, la dedicación, la sencillez, la lealtad, la humildad, la cercanía, la eficiencia y el espíritu de sacrificio, han sido las constantes que han acompañado al general Godoy en el destino que hoy concluye. Para él y su encantadora esposa mi abrazo más entrañable al que pongo calor de manta zamorana. Se va, pero se queda, un gran hombre y un militar excepcional: Manuel Godoy Malvar. Hasta siempre, mi general.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine