Zamoreando

El toro en el arte

El toreo vive momentos bajos, pero sobrevivirá a través de los siglos

21.01.2016 | 08:33
Carmen Ferreras

Pintura, escultura, literatura, música han tenido en el toro, en el toreo, su fuente de inspiración. Desde Goya que posiblemente inventó la pintura taurina, a Picasso, pasando por maestros grabadores y pintores como Antonio Carnicero, Gustavo Doré, Zuloaga, Vázquez Díaz o Unceta. Lorca, Alberti, Andrés Amorós, Manuel Machado quien tuvo la osadía de declarar en una de sus autosemblanzas: "Y antes que un tal poeta, mi deseo primero hubiera sido ser un buen banderillero", Ortega y Gasset, Bergamín, Villalón? Todos ellos y más han bebido y profundizado en las fuentes de la tauromaquia.

Algunos están aguardando que no haya relevo generacional para dar por finiquitado el asunto. Afortunadamente al toreo le pasa como a las vocaciones sacerdotales, tiene momentos bajos, pero ahí están por los siglos de los siglos. Y están y permanecen en todos los ámbitos, también en el diseño gráfico. Uno de esos jóvenes valores, premiado largamente a lo largo de, por su edad, todavía corta trayectoria, es el zamorano Pablo Pérez Hernández, un magnífico diseñador gráfico superior de Grado, cargado de másteres en Desarrollo y Diseño web puestos al servicio de su gran pasión. He visto alguna de las muchas creaciones de Pablo, cuyo primer trabajo, antes de obtener el título fue, en 2008, el cartel oficial de la Feria de Toros de Cenicientos (Madrid) que ya entonces recorrió portadas y páginas de las más importantes revistas. Puedo decir que poco tiene que envidiar Pablo a uno de los más insignes cartelistas de todos los tiempos, Roberto Domingo, autor de impresionantes y bellísimas creaciones pictóricas en las que los toros, ya fueran en el campo o en la plaza, inspiraron a un artista que engrandeció con su carrera el mundo de la cultura taurina. Lo que, a su manera, hace este joven zamorano que fue socio del Club Cocherito de Bilbao, autor de excelentes artículos taurinos y organizador de coloquios en "plazas" de la importancia de Bilbao, Madrid o Barcelona.

Yo no he visto una persona con más entusiasmo y más cariño hacia un mundo que defiende con argumentos porque lo conoce, o que le permite hacer carteles inolvidables que han recorrido Valdemorillo, Astorga, Valdelosa, Ledesma, Olmedo, Candeleda y que últimamente le están proporcionando muchas satisfacciones en forma de premios. Pablo, cuando habla del toreo, me recuerda aquello que dejara para la posteridad Federico García Lorca, que no fue precisamente un mindundi intelectual: "El toreo es probablemente la riqueza poética y vital de España, increíblemente desaprovechada por los escritores y artistas, debido principalmente a una falsa educación pedagógica que nos han dado y que hemos sido los hombres de mi generación los primeros en rechazar. Creo que los toros es la fiesta más culta que hay en el mundo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine