De narcos y corridos

La relación entre el "Chapo" Guzmán y Kate del Castillo

21.01.2016 | 08:33
Isabel Vicente

Dicen que al "Chapo" Guzmán le han podido la vanidad y quién sabe si el amor, y es que, tras su espectacular fuga de la cárcel hace medio año, el mayor narcotraficante del mundo ha sido capturado poco después de reunirse en la selva de México con el actor norteamericano Sean Penn y con la actriz mexicana Kate del Castillo para abordar la posibilidad de hacer una película sobre su vida, un encuentro que, por lo visto, fue vital para la captura del narco. Este caso, con más morbo y giros de guion que cualquier culebrón televisivo de los que protagoniza Kate, no ha hecho más que empezar. De hecho, la Fiscalía mexicana ha citado a la protagonista de "La reina del Sur" donde, cosas de la vida, ella interpretaba a una traficante de droga y alcohol, para que declare sobre su relación con el líder del cártel de Sinaloa. La actriz, que entabló conversaciones con el narcotraficante y arregló una entrevista con Sean Penn, declarará como testigo desde Los Ángeles donde reside. Las autoridades mexicanas investigan si la actriz tuvo una relación de negocios con el Chapo para el lanzamiento de su tequila Honor del Castillo y si el capo aportó dinero para una película. El caso es que su deseo de ver a la mexicana pudo influir en su detención. Hay quienes dicen que eran amantes, o que él estaba obsesionado con ella lo que, junto a su deseo de ver su nombre en el cine, le habría hecho bajar la guardia y recibir a Kate y a Sean Penn en su escondite de las montañas.

De momento, y mientras cada día se desvelan nuevos flecos, Guzmán permanece en la cárcel aislado, vigilado por cámaras de seguridad sin puntos ciegos, por agentes las 24 horas del día y por perros que detectan su olor. No es para menos. Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, como se llama el figura, se fugó por primera vez de un penal de máxima seguridad en 2001 metiéndose en un carrito de la lavandería, y el pasado verano volvió a fugarse a través de un túnel de 1,5 kilómetros desde su celda.

El que también anda en un sinvivir es Sean Penn, quien niega que la reunión haya tenido algo que ver con la captura pero admite que al hacerse pública la entrevista su vida puede correr peligro. Al fin y al cabo, al Chapo se le atribuyen entre 2.000 y 3.000 asesinatos.

Puede que a Peen se le hayan quitado las ganas de participar en una película sobre la vida del narco, pero hay que reconocer que da mucho de sí. Mujeres, droga, lujo, actores de Hollywood, asesinatos, fugas imposibles, espionaje, corridos y mariachis y hasta una operación de aumento de pene, según cuentan las malas lenguas. Una buena historia para el cine si no fuera porque, en la vida real, con tipos como este, no se juega.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine