Día tras día

Denuncia reabierta

Vuelve el fantasma de Bárcenas en el peor momento para Mariano Rajoy

20.01.2016 | 00:21
Denuncia reabierta

Un juzgado de Madrid ha reabierto la denuncia de hace unos años de Luis Bárcenas, el extesorero del PP, por la desaparición, en la sede popular, en la que tenía su despacho, de dos ordenadores en los que guardaba gran cantidad de datos y detalles en relación con la supuesta doble contabilidad del partido, un asunto que sigue pendiente de la justicia. Como se recordará, los dispositivos fueron localizados, pero vacíos de contenido, pues sus discos duros habían sido destruidos con lo que se esfumaban las posibles pruebas de las irregularidades cometidas si es que las hubo.

El asunto, dentro del clima de escándalo que supusieron los papeles de Bárcenas en los que se daba cuenta de la utilización de dinero negro y del reparto de sobres a los principales dirigentes del PP, no extrañó demasiado a una sociedad que asistía perpleja e indignada a un sórdido espectáculo que revelaba hasta qué punto la corrupción se había instalado en el seno de la política, y ahí pareció quedar esa parte de tan oscura trama, hasta ahora que vuelve a la actualidad. Precisamente en el momento más difícil de Rajoy cuando ya el partido que preside y sus propios votantes se cuestionan si debe ser mantenido como candidato del PP si hubiesen de repetirse las elecciones. Pues el caso Bárcenas, que tanta polvareda levantó en su momento, difuminada si acaso por el ingreso del extesorero y senador en la cárcel, no se ha olvidado y sigue muy vivo en el imaginario colectivo. El líder y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, se lo recordó en el debate televisivo previo a las elecciones, con duras palabras, al repetirle una y otra vez que tenía que haber dimitido cuando saltó el caso Bárcenas, aunque siempre se está a tiempo.

Una opinión bastante generalizada, por otra parte, y más cuando se supo de los correos telefónicos que Rajoy había enviado a Bárcenas cuando este entró en prisión. Pero la esperanza de que el PP, con Rajoy a la cabeza, fuese capaz de sacar al país del desaguisado en el que le había metido la torpeza y la incompetencia de Zapatero, así como la gran mayoría absoluta obtenida en las urnas en 2011 fraguaron una especie de pausa en torno a un asunto que se alarga, pendiente el extesorero popular de sentarse en el banquillo, con otros muchos procesados, por el caso Gürtel en el que también está imputado. Los españoles quieren saber la verdad de todo lo ocurrido.

Bárcenas avisó y amenazó, camino de la cárcel, con que poseía pruebas de cuanto denunciaba y que no vacilaría en utilizarlas. Su agresividad parece haber disminuido, no obstante, porque a esos niveles de corrupción todo es posible, y la ley del silencio cuenta. Sin embargo, no hace mucho que aparecieron unos documentos de la mujer del exdirigente del PP que confirmaban los tristemente famosos papeles de su marido, y como si esto fuera poco se publica ahora, en un libro, que existe, presuntamente, una grabación de Rajoy, antes de llegar a la presidencia del Gobierno, que le relacionaría con los sobres. Y es que, como bien señala la ley de Murphy, todo aquello que es susceptible de empeorar, empeora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine