Zamoreando

Una pija con niño

La conciliación no se resuelve con gestos como el de la portavoz de Podemos

18.01.2016 | 09:09
Carmen Ferreras

El problema de la conciliación no se resuelve con gestos como el de la portavoz de Podemos. La suya fue, simple y llanamente, una actuación más para llamar la atención. Para distraerla de cuestiones de mayor calado. No sé si lo consiguió. Lo que sí cosechó fue la burla mayoritaria de todos y un aluvión de críticas, entiendo que bien merecidas. Entre otras cosas porque la Cámara Baja cuenta, desde septiembre de 2006, con guardería subvencionada donde bien pudo haber dejado al nene. Hay que recordar que fue abierta bajo la presidencia del socialista Manuel Marín, con 26 niños, ninguno de ellos era hijo de diputado. Está situada en la planta baja de la tercera ampliación del Congreso, cuenta con 54 plazas, abre de ocho de la mañana a nueve de la noche y cuesta 150 euros al mes a los funcionarios y trabajadores del Congreso de los diputados. Para sí quisieran algo parecido otras madres lactantes que no cuentan con semejante privilegio.

Y fue puro postureo porque hechas las fotos y conseguido el objetivo, el nene desapareció del hemiciclo. Lo recogió la niñera ecuatoriana fuera del edificio para que no lo vieran los periodistas, porque como notarios de la actualidad hubieran levantado acta del fraude. Que nadie crea que Carolina Bescansa es una pobrecica, una muerta de hambre que se ha agarrado a esto para sobrevivir. La chica es una niña pija como tantas otras que a lo largo de su vida ha dado la vuelta al timón familiar. Nació en el seno de una de las grandes familias de Santiago de Compostela, dueños de los conocidos laboratorios farmacéuticos Bescansa. Vive en un casoplón de mucho cuidado, veranea donde lo hacen los burgueses compostelanos de muchos posibles, en Vilanova de Arousa. Los abuelos tenían un pazo en la localidad de Bueu y siempre fue considerada una "niña bien" que salió rebelde. Ya podía ya, con sus recursos y el respaldo de una familia de gran prestigio social dentro y fuera de Galicia y una más que saneada cuenta corriente. Esta es de las que no le ha dado en su vida un palo al agua.

Lo de la utilización del niño, que pudo haber cogido el pobriño de todo entre tanta gente de distintas babas, es para que el Defensor del Menor intervenga. Porque ni pixelando la carita de la criaturita se puede perdonar a la mamá que utilice a un bebé para sus fines políticos. No sé a qué esperan las organizaciones dedicadas a la defensa de los derechos de los niños. O qué pasa, ¿que solo tienen derechos los niños del tercer mundo? Porque, hay que ver lo mal que se está tratando a los niños del primer mundo sin que nadie salga al paso. El cinismo de esta gente es pura burla. Los Bescansa no están muy contentos, no. La exhibición de la hija, hermana y nieta no les ha hecho precisamente felices, pero ya ve usted, esta pija con niño fue reina por un día de las noticias, gracias a Dieguito. Pobre niño rico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine