Más de lo mismo

La investidura de Puigdemont deja invariable la situación en Cataluña y la reacción de Rajoy

13.01.2016 | 09:03
José Luis Martín

Lo he escrito de la manera más correcta. Se refiere, como es evidente para cualquier español que se interese por la política del Estado español, a lo ocurrido estos días en Cataluña; pero también en España entera, en lo que se refiere al Gobierno de la nación, más concretamente, a su presidente don Mariano Rajoy. Podría haberlo escrito en una sola palabra, repitiendo el epíteto que, repetidas veces, aplicó al nuevo presidente de la comunidad catalana la portavoz de Ciudadanos y jefa de la oposición en el Parlamento de Cataluña, Inés Arrimadas. Fue impresionante y perfecta su intervención en la sesión de Investidura del señor Puigdemont (don Carles), sucesor designado por don Artur Mas.

Largo y tendido se refirió la señora Arrimadas al discurso del señor candidato, que fue una glosa, casi literal, de la Declaración proclamada por el señor Mas, su antecesor, el 9 de septiembre del pasado 2015. La continuidad de las personas se definió al señalar que fue don Arturo quien designó a don Carles; al fijar su mirada el antecesor en la persona del señor Puigdemont, cuya trayectoria estaba muy definida como independentista radical, ya se declara la continuidad, que confirmó el candidato el domingo y hoy presidente. Y este eliminó cualquier lugar a duda, enunciando, punto por punto, como propósito, los publicados por su antecesor en la declaración del 9 de septiembre. Por eso fue muy atinada la denominación aplicada por doña Inés Arrimadas a la situación y al protagonista actual: "más de lo mismo".

Tenemos, pues, en Cataluña, con la ya declarada preindependencia, lo mismo que teníamos antes: una voluntad decidida, y defendida desde el Gobierno de la Generalitat, de seguir batallando hasta conseguir la independencia: la instauración del Estado Catalán y su imposición en España y en el extranjero como tal. Así lo proclamó el nuevo president en su grito final: "Visca Catalunya lliure". Es la proclamación de una "libertad" para un territorio al que en este momento se considera sometido, como cualquiera otra región, a las leyes y a la autoridad del Estado español. Esa "Cataluña Libre" significa, por el contexto de todos los sucesos y manifestaciones, un Estado catalán situado en igualdad con la España desdeñada ante las instituciones internacionales; no menos que la Cataluña independiente defendida por el Gobierno de la Generalitat durante estos años pasados.

Pero lo más grave -así lo veo y ¡ojalá me equivoque!- es que el "más de lo mismo" puede aplicarse a la actitud del Gobierno central con relación a este asunto. Hasta el momento (y van dos días) todo se ha reducido a una declaración altisonante de don Mariano Rajoy: "El Gobierno no va a dejar pasar ni una de las actividades encaminadas a la separación de Cataluña y la violación de la soberanía de todos los españoles". ¿En qué va a consistir "no dejar pasar ni una"? ¿En hacer lo que se ha hecho hasta ahora? Porque, si hemos llegado hasta el estado actual, no es solo debido a la actitud de las autoridades catalanas. Ha existido un "dejar pasar": o no se ha hecho nada, en absoluto, o -como ocurrió con la célebre "declaración del 9 de septiembre"- el Gobierno se ha limitado a pasar el asunto al Tribunal Constitucional, que, en una rapidez a la que no nos tiene acostumbrados, resolvió la anulación de lo declarado por el señor Mas el tan citado 9 de septiembre. Se resolvió la anulación; por tanto, cualquier reafirmación de la misma, en su totalidad o en alguna parte importante, es un delito grave de desobediencia a los tribunales superiores de la nación. Y ese "delito grave" ha sido cometido por el candidato en su discurso de investidura, reafirmado con el nombramiento del vicepresidente y demás miembros del Gobierno actual de Cataluña. Y el Gobierno de España, ¿qué ha hecho con relación a eso? Tal vez llegue a poner otra vez en manos del Tribunal Constitucional el asunto, mediante la Abogacía del Estado. Pero eso, igual que la resolución del Tribunal Constitucional sobre el 9 de septiembre, quedará ahí. Decía ayer un amigo mío: "En tiempos pasados, estarían todos en la cárcel". Ahora el único que ha dicho algo ha sido el presidente del Gobierno; tal vez vuelva a utilizar al Tribunal Constitucional. Pero ¡qué hacen los Ministerios en los cuales se halla la fuerza coercitiva del Estado? ¿Más de lo mismo? ¿Dejar pasar?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine