Día tras día

En ambiente

Ahora sí; desde hoy las celebraciones navideñas lo inundan todo

21.12.2015 | 02:12
En ambiente

La verdad es que las elecciones generales, cuyos resultados ya se conocen desde anoche, han alejado un tanto el ambiente navideño propio de estas fechas tradicionales. Y no es que las calles no aparezcan con sus adornos habituales de luces multicolores sino que la campaña electoral ha sido demasiado absorbente y crispada en su final, y por otra parte era mucho lo que estaba -y está- en juego, todo lo cual hace que, de repente, nos encontremos ahora de cara a las celebraciones, que están aquí ya.

Llegó el tiempo de las vacaciones escolares, las comidas de empresa, las celebraciones familiares, los villancicos, el turrón y el champán. El pórtico, el sorteo mañana de la lotería extraordinaria de navidad, con sus grandes premios despertando las mismas ilusiones y los mismos sueños que siempre, que nunca se cumplen, y que hace conformar a la gente con tener salud, trabajo y amor, que no es poco. En Zamora, como nunca ha tocado el gordo, se alterna el escepticismo con la esperanza de que algún año se rompa la racha y caiga por aquí una lluvia de millones que tanta falta hacen.

Aunque retardado en esta ocasión, el ambiente navideño no va a menguar ni en los hogares ni en la calle. El Ayuntamiento de la capital ha querido llevar la alegría y la luz de estas fiestas a todos los zamoranos y ha ampliado su programa de festejos también a los barrios, con conciertos, talleres y otros actos. Debe ser verdad que de la crisis se va sacando algo la cabeza, porque también en la provincia abundan las iluminaciones y las estampas propias de la época. Será una merecida pausa y un regalo natural, tras lo que se ha pasado y lo que aguarda todavía una vez que el día de Reyes cierre el ciclo festivo.

Y tratando de regalos, cada año se propaga más la costumbre del regalo anticipado navideño, la visita de Papá Noel que va imponiéndose y no solo de cara a la gente menuda sino a toda la familia, aunque solo sea eso, un detalle. La aceptación de la costumbre foránea ha tenido tanto éxito por el viejo y real argumento de que los niños tienen que volver al colegio al día siguiente o los dos días de la llegada de los Magos de Oriente y no les queda tiempo para disfrutar los juguetes. Algo que no sucede, sino todo lo contrario, con los regalos navideños.

Incluso habrá en Zamora un desfile previo en torno a la figura de Papá Noel, lo que demuestra su hondo asentamiento ya entre las costumbres. Según la industria juguetera, aumentan cada año las ventas con este destino, aunque por supuesto el día de Reyes suponga la culminación no solo de las celebraciones sino de los regalos para todos. La Cabalgata es la escenificación máxima y la cita más esperada por la infancia y por lo que aquí respecta contará con una importante novedad destinada a hacer más seguro el paso de la comitiva, y es que en vez de lanzar golosinas para que sean recogidas por los niños serán entregadas en mano. No a todos ha gustado la novedad pero viendo a pie de calle lo que sucede cuando se tiran los caramelos se entiende la precaución, que no menguará la dicha infantil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine