La noche de los cien años

La relatividad general, en plena recuperación del pensamiento de Einstein, es un buen orlado para 2015

24.11.2015 | 00:09
La noche de los cien años

Es posible que el "tío Alberto", cuya foto/póster presidía mi despacho, traiga ahora, en tal presente, el paso de la relatividad restringida a la general, con un acompañamiento, de los tetravectores de Lorentz, los corchetes de Poisson, el espacio de Minkowsky y la derivada de la covarianza, que siempre ayuda después de manejar el espacio euclídeo y pasar a las líneas geodésicas de ese tiempo/espacio curvo, donde lo paralelo se aproxima.

Total, quien más y quien menos, ha manejado las transformadas de Fourier, las laplacianas y ve al cálculo tensorial, y los hamiltonianos, como elementos familiares a la hora del desayuno, como si, ya de mañana, Hilbert, Lee, Newton, Planck, Leibniz, Weil, Niels H.D. Bohr, M. Born, Heisenberg, Dirac, Feynman..., estuvieran repartiéndose las tostadas, poniendo la mantequilla y mermelada, y también tomándose el café (en mi caso café portugués) y la leche (a veces ayudada condensadamente por La Lechera) allí junto a nosotros, que era tanto como decir, junto a las funciones analíticas y holomorfas y los agujeros de los restos de Cauchy.

La simplicidad de la E=mc(2) olvida, en la mayoría de las ocasiones, el arduo esfuerzo de complejidad matemática que en sí encierra y, claro está, el titánico aprendizaje que una juventud invierte en atesorar tales y tan concretas destrezas, para ir en pos de su idealizado mundo.

Ahora he vuelto, después de casi 45 años, a medir, quise decir a interaccionar, lo que fue del ayer y estoy procurando seguir, en los libros, de quienes fueron mis maestros (aunque discutiera mucho con ellos, que sí que discutí), el caminar de entonces, eso sí, en el sosiego, sin las apreturas de aquel pasado y, poco a poco, voy enlazando.

La relatividad general es un buen orlado para el año 2015, que no quita otros (culturalmente he recordado a Ramos Carrión y otros), que hace que el "tío Alberto" esté de vuelta en la presencia, cuasi permanente, que entre nosotros tiene, ya que, en definitiva, no solo nos trajo sus obras (las propuestas científicas), es que nos dijo, y nos lo dijo muy claramente, tenemos todos que pensar (que además es gratis) y avanzar, sin olvido de pasado( camino desde mi infancia en la leoneseidad hispánica vivencial), hacia nuevas formulaciones; si hemos podido pasar de la nulidad de la derivación de una base ortonornalizada euclídea a una esférica distinta de cero, ¿qué más no podremos hacer?

El rato menos esperado tendremos a alguien (¿?), que de la gravedad haga un juguete, y cuando eso llegue, si aún andamos por aquí, que se acuerde de mí: prefiero un buen motor gravitatorio que uno de gasolina súper como el de mi Mercedes, seguro que con esos no se caerá tan fácil en los agujeros (energéticos) negros.

Gugu y Princes, tendrán por Cachi y Xose, una versión de todo esto, incluso ampliada. Los que hemos estudiado el Kartan, ¡y en francés!, nos da un aquel que, aunque no parece, se nota. Decía la señora Ángela, mi patrona (navarra de Tafalla), en aquel querido lugar maño de "Los Infanticos del Pilar", que mis libros no tenían santos (fotos), que todo eran fórmulas y números.

Os dejo, ha pasado ya la media noche, estamos ya a día 20, y tengo que felicitar a Tato. De todo lo dicho Laia, que lo maneja, le informara. Fran, Fernán y Mossi ya saben, por mis comentarios, que la física, aunque no lo parezca, son matemáticas vistas o sea, de la realidad de nuestros entornos de convivencia, del día a día. La física y la matemática siempre, en casa, fueron de la mano. Mañana sigo.

(*) Expresidente Colegio Oficial de Físicos de España

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine