Día tras día

Éxodo laboral

El paro baja porque los zamoranos se marchan en busca de empleo

18.11.2015 | 00:12
Éxodo laboral

Cuando el mes pasado se daban a conocer los datos de la EPA, la encuesta de población activa, que registraba una positiva versión de la caída del paro, lanzaron los pregoneros del Gobierno y del PP una exultante campaña de autosatisfacción y propaganda, declarando o casi una vez más el fin de la crisis, y con las elecciones generales de diciembre como objetivo para recuperar votos perdidos. Una autosatisfacción que parecía ser superior, incluso, a la sentida, se supone, por quienes habían encontrado empleo, aunque fuese en precario, temporal o incluso por horas.

Solo que nadie con dos dedos de sentido común cree ya a los del PP o el caos. Enseguida, los datos de los demandantes de trabajo en las oficinas de empleo en el pasado mes de octubre reiteraron, por tercer mes consecutivo, que el paro volvía a aumentar, una vez acabadas las habituales contrataciones del sector servicios para los meses veraniegos y más turísticos. En algunos sitios, como en Zamora, el dato era y es muy alarmante por cuanto suponía nada menos que más de 1.500 parados más en tan corto lapso de tiempo. Ante lo cual, Gobierno y PP volvieron a lo de siempre, a la mejoría del empleo en general, y pese a todo, como seguían probando los datos manejados en el ejercicio actual.

Esos efectos tienen sus causas, y así, a nivel local porque ni siquiera es necesario ir más lejos en cuanto a otras regiones se refiere, resulta que en la despoblada Castilla y León, y ya más concretamente en la muy despoblada Zamora, solo de enero a septiembre del presente año 3.728 zamoranos han salido de la capital y la provincia con el fin de buscar trabajo y lo han conseguido. Es la cifra de emigración laboral más alta de la última década y, se quiera o no se quiera, explica la reducción del número de las personas que demandan empleo en las oficinas del antiguo Inem, ahora el Ecyl. Esa es la causa principal y no otra, aunque no se trate siempre de trabajadores que abandonan su tierra natal, al menos no en principio, aunque ese suele ser el comienzo del éxodo definitivo y de la despoblación territorial.

Como acaba de señalar en Valladolid Albert Rivera, el candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno, no se puede estar inmerso en una espiral de inversiones para obras públicas -caso del inmenso derroche del AVE- que generen puestos de trabajo y rédito político pues esa no es nunca la solución sino un parche muy caro, por lo que es responsabilidad del Estado favorecer las condiciones económicas y sociales para que las empresas creen empleo. No entenderlo así, como ha ocurrido con Zapatero y Rajoy, es conducir la situación por malos derroteros, aumentar la deuda del país, incrementar las desigualdades y hacer que mientras los ricos son cada vez más ricos, los pobres sean cada vez más pobres, con ese 30 por ciento al borde de la pobreza y la exclusión que registran los informes de Cáritas. En Zamora, su diócesis ha prestado auxilio, el año pasado, a más de 20.000 personas en los centros de caridad distribuidos por la provincia, y a la Junta han llegado 457 peticiones de zamoranos solicitando las subvenciones previstas para el alquiler social. No, parece evidente que Zamora no va bien.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine