Día tras día

Respuesta del Gobierno

¿Llegará a tener que aplicarse el artículo 155 en Cataluña?

12.11.2015 | 00:16
Respuesta del Gobierno

A las 12.13 horas del pasado lunes día 9, un momento para la historia, el Parlamento catalán aprobaba el declararse independiente de España y continuar el proceso secesionista marcado. Aunque era lo que se esperaba, pues así había sido adelantado ya por los insurgentes, con mayoría de votos, el hecho, de una enorme gravedad, ha tenido mucha repercusión en lo hondo de una sociedad española hastiada de su clase política y que solo espera el 20 de diciembre para forzar en las urnas un cambio que sirva al país como una segunda transición, emprendiendo un nuevo rumbo lejos de la mediocridad y la corrupción, tristes signos de identidad de los tiempos presentes. Por el contrario, no hubo una reacción inmediata por parte del Gobierno y el impávido Rajoy, pese a que su vicepresidenta, Sáez de Santamaría, que es como su sombra, había anunciado públicamente que un minuto después de conocerse el resultado de la votación secesionista, el recurso estaría ya en el Tribunal Constitucional.

Porque para un presidente como Rajoy la burocracia es lo primero, y lo ha querido consultar antes al Consejo de Estado, un órgano meramente consultivo y que enseguida le dio el visto bueno, y luego reunirse con Sánchez el líder socialista, e incluso con el rey, lógicamente. Todo para escenificar un Consejo de Ministros extraordinario, elevar el recurso previsto y que sea el Constitucional el que le saque al Gobierno las castañas del fuego, aunque eso sí vuelva recurrir a la aplicación de todo el peso de la ley como garantía de que nada ni nadie quebrará la unidad de España y advierte ya que se suspenderá en sus funciones a una veintena de altos cargos catalanes por delito de desobediencia si no se cumple el fallo del más alto Tribunal y se anula la hoja de ruta separatista. "No permitiré que acaben con la democracia" ha asegurado Rajoy. Algo es algo, pero lo malo es que esa mitad de Cataluña, que ni siquiera llega a la mitad pues suman un 48 por ciento de los votos del 27 de septiembre entre todos los partidos y colectivos secesionistas, ya ha advertido previamente que va a seguir su proceso para la independencia diga lo que diga y haga lo que haga el Constitucional. Aunque ahora puede que se lo vuelvan a pensar. Rajoy, con las elecciones generales encima, viendo como las pocas posibilidades que al PP le restan pueden irse por el sumidero catalán, lo más seguro es que acabará teniendo que tomar por fin la decisión que debió haber tomado dos años antes: aplicar el artículo 155 de la Carta Magna y suspender, como ya advierte ahora, la autonomía de Cataluña con todas sus consecuencias, con lo cual no se hubiese llegado a esta grave y extrema situación. Haga lo que haga, lo va a hacer tan a destiempo que ya ni siquiera le servirá electoralmente. La cuestión es que además la cosa no acaba ahí pues los secesionistas, en plena huida hacia adelante, puede que ni acatasen tampoco la suspensión de la autonomía y de sus cargos, aunque también en este sentido cabe la posibilidad de que el contubernio independentista no tarde en romperse por sí mismo, dadas las exigencias del socio minoritario, la CUP, que no quiere nada con Artur Mas. Pero, y si tampoco acatasen el artículo 155 de la Constitución: ¿qué haría el Gobierno de la nación entonces?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine