Prohibido tocarse

En Irán, darse la mano te puede llevar a la cárcel

29.10.2015 | 00:19
Prohibido tocarse

E n medio de la actualidad se cuela de rondón una noticia más propia de una parodia -al menos desde el punto de vista occidental- que de la realidad. Y es que en Irán dos poetas críticos, además de ir a la cárcel por sus escritos, han sido condenados a recibir 99 latigazos por mantener una "relación sexual ilegítima a un paso del adulterio". Esto no es raro en los países árabes más ultraconservadores si se trata de sexo fuera del matrimonio. Por no hablar de los homosexuales que, según las autoridades, en Irán no existen y, si existen, se les encarcela, se les brea a latigazos o incluso se les ahorca. Lo extravagante en este caso es que esa "relación sexual ilegítima a un paso del adulterio" penada con casi un centenar de latigazos para esta pareja de escritores, fue dar la mano a una persona de otro sexo. No son los primeros. El propio ministro de Exteriores de Irán tuvo problemas en su país por saludar al presidente Obama dándole la mano en la ONU, y eso que era un hombre. Peor lo tuvo una dibujante satírica que, no solo vio aumentada su pena en prisión, sino que fue sometida a una prueba de virginidad y de embarazo y la acusaron de relaciones sexuales ilegítimas por dar la mano a su abogado cuando la visitó en la cárcel.

Pese a la esperanza de apertura que supuso la llegada al frente de la república islámica del presidente Hassan Rouhani elegido hace dos años y, en teoría, más moderado que su predecesor, Mahmud Ahmadineyad, no parece que las cosas en Irán hayan cambiado sustancialmente. Las mujeres siguen discriminadas frente a los hombres, no se toleran las disidencias y la sociedad sigue amordazada por unas férreas y, desde nuestro punto de vista, absurdas, normas morales. Hay quien dice que el Irán actual es parecido a nuestra España en los años sesenta del siglo pasado con Franco coleteando. Lo curioso es que algunas de las fotografías del Irán de los años 60 y 70 hubieran suscitado las críticas de los españoles de la época, con esas minifaldas y esa familiaridad entre chicos y chicas. Medio siglo después, las diferencias entre occidente y los países islámicos se han hecho abismales y no somos capaces de entendernos, sobre todo cuando te dicen que algo tan cotidiano como dar la mano o abrazar o besar a alguien te puede llevar a la cárcel. Ya veremos cómo andamos todos dentro de otros 50 años pero, con el aumento del radicalismo en las últimas décadas, no hay mucho espacio para el optimismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine