Día tras día

Todo a punto

Reunión de pastores del PP europeo con ovejas muertas o en malas condiciones

23.10.2015 | 23:56
Todo a punto

Reunión de pastores de los PP europeos en Madrid y dos ovejas si no muertas sí en malas condiciones: el portugués Passos Coelho, que ganó las elecciones con su centroderecha y que parece que va a gobernar finalmente pero tan en minoría y con la oposición mayoritaria de una alianza de izquierdas, que la legislatura poco podrá durar; y el anfitrión Rajoy, al que le puede pasar en dos meses lo mismo: que su partido sea el más votado pero que su gobierno resulte tan débil que apenas se pueda sostener.

Así que la vicepresidenta Sáenz de Santamaría no se ha andado por las ramas y ha exigido al resto de los partidos que se comprometan formalmente a hacer posible que el 21 de diciembre gobierne ya en el país el partido más votado. Que, por supuesto, serán ellos. Por cierto, que los últimos días del año, tras los comicios, van a resultar aún más apasionantes que la precampaña y la campaña, con las maniobras entre bambalinas para los recurrentes pactos y apoyos que se van a producir inevitablemente.

Porque PSOE y Ciudadanos y Podemos, y todos los demás partidos que concurran a la cita electoral, no piensan como la vicepresidenta: que deba gobernar el más votado, pues entienden y con ellos mucha gente, que eso sería una treta oportunista y antidemocrática. Una de las cosas por las que más luchan los partidos que ahora forman la oposición es por regenerar la democracia, precisamente. El PP, que ya se olía la tostada de su fracaso en las elecciones municipales y autonómicas, trató de hacer una ley deprisa y corriendo para que solo pudiera gobernar el ganador, pero hubo de desistir ante las protestas.

A las exigencias de Sáenz de Santamaría nadie le va a hacer ni caso, como es lógico y natural, ante lo cual y sin rubor alguno, Rajoy ha soltado otra de sus famosas ocurrencias, otra más: que solo gobernará si el PP es la lista más votada. Y se ha quedado luego tan hierático como siempre. Qué cosas tiene Rajoy. Si ni siquiera es seguro que siga en La Moncloa si es su partido el más votado, por supuesto que no gobernará de ninguna manera si gana el PSOE o Ciudadanos. Vaya descubrimiento y vaya anuncio, por mucho que en política todo sea posible y que el poder haga extraños compañeros de cama.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, claramente a favor de pactos y acuerdos electorales, aunque sean puntuales y sin participación directa ni reparto de cargos en el Gobierno que se forme, puede que acabe apoyando al PP, con condiciones, si es el grupo más votado, pese a su veto a Rajoy, el político peor valorado en todas las encuestas. Y lo mismo puede suceder, pese a sus desencuentros, si gana el PSOE, lo que parece bastante más improbable. Pero fuera de ahí no hay otras opciones.

El lunes firmará el presidente la convocatoria de las tan navideñas elecciones generales del 20 de diciembre y ya todo estará listo y a punto, dispuesto para la precampaña que realmente hace ya mucho que ha comenzado a todos los niveles. A Zamora llegó el AVE escenificando una especie de viaje inaugural. Y al PP le acompañan los últimos datos económicos, los de la EPA, con menos paro y con cifras muy positivas y esperanzadoras de recuperación en la provincia zamorana, aunque sea empleo en precario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine