Zamoreando

En negro

La conversación de Évole con Albert Rivera y Pablo Iglesias desveló varios "secretillos"

20.10.2015 | 00:14
En negro

No se habla de otra cosa que no sea del programa que Jordi Évole tenía preparado para su vuelta a la programación de la Sexta en la nueva temporada. Logró reunir, que no unir, al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y al líder de Podemos, Pablo Iglesias. Las encuestas se decantan por el líder de Ciudadanos. Eso es lo que reflejan los distintos rotativos de tirada nacional a los que me remito.

El gran momento de su conversación fue la pregunta de Évole acerca de si en algún momento de su vida han podido realizar pagos en dinero negro. A los dos no les quedó otro remedio que reconocerlo aunque matizaron sus palabras. "Yo aseguro que sí he pagado en dinero negro. Creo que en este país (España) es imposible no hacerlo", aseguró Iglesias. Se le olvidó al periodista preguntarles si alguna vez habían cobrado en negro. Porque, desde hace ya algunos años, a Pablo Iglesias se le ha acusado de haber cobrado en negro por la realización de un programa de TV, y solo ha habido un tímido desmentido.

Algo de cierto debe haber en semejante toma y daca. Y debe ser muy común a algunas gentes de Podemos. Sobre todo de aquellos que se suben al púlpito de papel o al otro de la televisión y pretenden adoctrinarnos hablándonos de su honestidad, de su honradez, de su transparencia, de la opacidad de los otros. Porque lo opaco y lo sucio siempre está en los otros. Hasta que un buen día, como el que no quiere la cosa, hablando con este y con aquel, descubres que fulanito y menganito han cobrado por un libro o lo que sea, en negro. Y que han sido fulanito y menganito quienes han pedido el dinero negro, lo más negro posible, lo más indetectable posible.

Y eso ha pasado aquí en Zamora. Al margen de Monedero y Errejón. Debe ser que los chicos "Podemos", gustan de tan luctuoso color para sus transacciones profesionales y no sé si también personales. Subirse al púlpito de papel y lanzar soflamas contra los otros, apuntando con el índice acusador a diestro y siniestro, es lo fácil. Lo difícil es hacer introspección y señalarse a sí mismo, y pedir perdón que por eso no se le caen a nadie los anillos. Como tampoco se puede estar percibiendo un paro y tirar de seudónimo para poder cobrar el sustancioso paro al que tienen derecho algunos, y además, la cantidad que les corresponda por sus servicios. Eso es demostrable. Y eso lo hacen los de Podemos, tan dados a ver la paja en el ojo ajeno.

El negro es un color adecuado para la noche, por mucho que algunos y algunas se empeñen en vestirlo de día. Algunos viven, en cuanto a honradez, en una noche permanente. Y ya está bien. Hay que ser valientes y afearles la conducta como ellos nos hacen a los demás, y nada digo de los que son sus adversarios políticos. Pero allá estos últimos. Bien es verdad que quien esté limpio de culpa que dé un paso al frente y tire la primera piedra. Pero, por lo menos, no blasonan de lo contrario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine