Portavoz del PP en la | Diputación

El Ramos Carrión, un complejo cultural de todos y para todos

No hay más ciego que el que no quiere ver, ni más necio que el que no quiere reconocer la realidad y la verdad

18.10.2015 | 00:08
El Ramos Carrión, un complejo cultural de todos y para todos

El proyecto para poner en marcha el complejo cultural en torno al Teatro Ramos Carrión de la Diputación Provincial avanza con pasos firmes y decididos. Casi todos los zamoranos somos conscientes de ello, y nos enorgullecemos de unas instalaciones que ya comienzan a ser la envidia de quienes nos visitan.

Y digo casi todos, porque los socialistas zamoranos siguen sin enterarse de ello y, lo que es más grave, no tienen intención alguna de hacerlo. No hay más ciego que el que no quiere ver, ni más necio que el que no quiere reconocer la realidad y la verdad.

Tras concluir la remodelación de las taquillas, recientemente hemos asistido a la apertura parcial del Teatro con la celebración de una jornada nacional de asociaciones de mujeres, auspiciada por AFAMMER, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Rural, en la que hemos podido mostrar a toda España el Ramos Carrión con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Para los mal pensados -demostrado queda que los hay-, vaya por delante que todas las licencias están al orden del día para continuar con las obras en la parte trasera, y que también está garantiza la seguridad en el recinto teatral.

Los permisos para la apertura parcial están en regla y por ello también este mismo fin de semana acogemos la celebración de gran parte de las actividades programadas con motivo del VI Congreso Nacional de Cofradías de Nuestra Madre de las Angustias. Y en las próximas semanas el Ramos Carrión será la sede de un encuentro nacional de fiscales.

Como no puede ser de otra manera, hasta que finalicen las obras del complejo en su totalidad, la Diputación cede de manera totalmente gratuita el Teatro Ramos Carrión a todos aquellos colectivos y asociaciones que pretendan organizar eventos que tengan exclusivamente un fin social y benéfico.

Se puede comprobar que son muy variados los colectivos y las asociaciones que disfrutan del Teatro Ramos Carrión con todas las comodidades que les ofrece, tanto por las propias instalaciones, incluido el escenario del recinto teatral -que lo tiene-, como por su envidiable ubicación en pleno casco histórico de la capital zamorana.

Y el Ramos Carrión ha abierto sus puestas con independencia de las obras que se ejecutan en la parte posterior, a cuya conclusión dotarán a la provincia de un gran complejo cultural con salas polivalentes que ampliarán el abanico de eventos que se puedan acoger en el futuro.

Esta nueva zona tendrá un acceso independiente al teatro y contará con tres salas polivalentes con capacidad total de alrededor de 450 personas, que se suman a las 600 butacas habilitadas en el propio recinto teatral. Estas dependencias podrán albergar mesas redondas, conferencias, charlas y actividades culturales de todo tipo.

El actual ritmo de las obras en esta parte trasera permite aventurar su conclusión en el transcurso del próximo año, mal que le pese a algunos. De esta manera, se pondrá fin a un proyecto de rehabilitación iniciado años atrás y que reflejará el trabajo y el esfuerzo realizado por la Diputación Provincial y por el equipo de Gobierno del Partido Popular.

Precisamente, ha sido el Grupo Popular en la institución provincial el único que ha creído, que ha confiado y que, donde ha sido preciso, ha peleado este proyecto que beneficiará a toda la provincia, a todos los zamoranos, sin distinciones.

Atrás quedan las andanadas y las zancadillas constantes y continuadas del Partido Socialista en anteriores mandatos. Así está reflejado fehacientemente en las actas de los plenos de la Diputación Provincial. Nunca creyeron en el Ramos Carrión, y parece que ahora que es una realidad pretenden echar tierra a un proyecto que será la envidia de muchas provincias.

Lejos de alegrarse y de arrimar el hombro, el hecho de que el Ramos Carrión haya abierto sus puertas a quienes lo piden escuece y ha molestado especialmente al Partido Socialista de Zamora.

Deberán explicar a la opinión pública por qué están en contra de un proyecto que ya atrae a multitud de visitantes y que fomenta el turismo y el empleo que tanto demandan los zamoranos. Y que en un futuro muy cercano multiplicará las visitas con todo lo que ello conlleva.

La inexplicable postura de los socialistas no impide en nada que desde la Diputación Provincial sigamos trabajando para poner en marcha todo el complejo cultural del Ramos Carrión.

Los que conocemos de épocas doradas del Teatro Ramos Carrión en décadas pasadas estaremos entonces satisfechos de haber recuperado su esplendor y de hacer cumplido las expectativas y la confianza que nos han depositado los zamoranos. Seguramente veremos pasar por su escenario a grandes artistas, de izquierdas, de derechas y de centro. Disfrutaremos de su arte y del espectáculo que nos ofrezcan.

Entretanto, los socialistas seguirán poniendo piedras en el camino porque los zamoranos nada pueden esperar de ellos porque nada les pueden ofrecer.

Mientras todos nos sintamos orgullosos y presumamos del teatro de toda la provincia y de todos los zamoranos, los socialistas darán la espalda una vez más, como nos tienen acostumbrados, porque solamente miran por sus propios intereses partidistas que no van más allá de sus propios ombligos. El PSOE en Zamora es el ariete de la política de tierra quemada, sin propuestas, sin proyectos para la provincia. Pero, concluyo, que no se preocupen los socialistas porque si algún día rectifican y deciden sumarse al apoyo del Ramos Carrión, aunque sea a toro pasado, estaremos encantados de recoger todas sus aportaciones siempre que redunden en beneficio de todos y no de unos pocos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine