La columna del lector

Santa Teresa de Jesús y Villalpando

06.10.2015 | 00:22

Este año 2015, en que se celebra el quinto centenario del nacimiento de Teresa de Jesús, es una buena ocasión para conocer mejor a esta mujer excepcional. Y este ha sido mi caso. Todo empezó cuando abrí uno de los libros que había heredado de mi tía Cruz: "La vida y obras de san Juan de la Cruz", editado en 1964 por la Biblioteca de Autores Cristianos.

En la primera página mi tía había escrito con bolígrafo rojo lo siguiente: "Mención de una postulante de Villalpando en página 68". La curiosidad me arrastró enseguida a la página 68. En ella se cuenta que el 9 de agosto de 1568, la madre Teresa de Jesús salió de Medina del Campo para fundar el Convento de Carmelitas Descalzas de Valladolid. La acompañaban, entre otras personas, un joven san Juan de la Cruz, que había terminado los estudios en la Universidad de Salamanca, y una joven postulante, en traje seglar, llamada Francisca de Villalpando.

Fue una sorpresa que me emocionó mucho descubrir a una Francisca de Villalpando con santa Teresa y san Juan de la Cruz, porque mi madre se llamaba también Francisca, y era de Villalpando.

Lo siguiente que descubrí me pareció interesante. Según la citada biografía, cuando llegaron a Valladolid, con las humildes telas que llevaba Francisca de Villalpando, para su futuro hábito, se hizo el hábito de descalzo de san Juan de la Cruz, por sugerencia de santa Teresa, antes que este se marchara a Duruelo para fundar allí el primer convento de frailes carmelitas descalzos.

Y decidí investigar. ¿Esta joven postulante era de Villalpando como indicaba su apellido? Podía ser, en esa época, el apellido reflejaba, en muchos casos, el lugar de procedencia de la persona o de su familia. Además, en el siglo XVI había en Villalpando un convento de San Francisco que favorecía, sin duda, el que muchos se llamaran Francisco o Francisca, y el apellido Villalpando era muy común. Como prueba de ello, en la "Historia de la villa de Villalpando" de don Luis Calvo Lozano, en la página 218 y siguientes, constan en el siglo XVI varios personajes con el nombre de Francisco de Villalpando, entre ellos, el arquitecto, escultor y rejero que desde el año 1540 trabajó en la catedral de Toledo y el Alcázar.

Así pues, solicité en la parroquia de Villalpando consultar las partidas de bautismo. Me informaron de que las más antiguas que se conservan son de fechas posteriores a las de mi interés. Y al comentar que estaba buscando a una Francisca, compañera de santa Teresa en Valladolid, me preguntaron: ¿Una Francisca o una Juana, que era hermana del villalpandino Diego de Torres Bollo? Yo buscaba a una Francisca. Pero luego pensé ¿Es posible que santa Teresa tuviera dos compañeras de Villalpando?

Tenía que investigar en el Convento de Carmelitas Descalzas de Valladolid. Los conventos fundados por santa Teresa son de clausura, y por tanto, es difícil acceder a sus archivos y documentos. No obstante, llamé al convento y me respondieron que hablarían con la monja encargaba del Archivo y me llamarían después.

Mientras tanto, leí "Santa Teresa en Valladolid y Medina del Campo" de Juan Luis Rodríguez y Jesús Urrea, en el que se dice que Francisca de Villalpando en agosto de 1570 profesó de monja en el Convento de Valladolid con el nombre de Francisca de Jesús, que tuvo mucha relación y amistad con santa Teresa, y hay un manuscrito de "Venerables Carmelitas Descalzas de Valladolid" en el que se dedica cinco hojas a Francisca. Todo iba bien, pero al final del libro se adjunta una relación de las primeras religiosas del Convento desde su Fundación; allí se dice que el lugar de nacimiento de Francisca de Villalpando, es decir Francisca de Jesús, era Medina del Campo. ¡Vaya desilusión! ¿Pero esa relación es una prueba fiable? En la fecha que profesó de monja, 1570, no se exigía, como ahora, el certificado de bautismo, que sí sería una prueba determinante. Algunos días después la monja del Archivo de Valladolid me confirmó que no había más información sobre Francisca de Jesús.

En la relación de las primeras monjas también estaba Juana de Torres Bollo, la hermana de Diego de Torres Bollo. Según la numerosa bibliografía sobre la vida y obras del P. Diego de Torres Bollo -citaré como ejemplo la "Historia de la Compañía de Jesús en la Provincia del Paraguay" del P. Pedro Lozano, editada en 1754; y el último libro de Juan Díaz Risco publicado este año 2015-, Diego de Torres Bollo nació en Villalpando en 1550, su padre ejercía de gobernador en las tierras del Condestable de Castilla, que tenía un palacio en Villalpando (por cierto, en este palacio de los Velasco nació Manuel Alonso de Fonseca y Zúñiga, VI conde de Monterrey, elegido por el rey de España Felipe IV embajador ante el papa en la canonización de santa Teresa de Jesús en Roma en el año 1622).

El P. Diego de Torres Bollo fue un destacado misionero jesuita, rector y provincial en varias ciudades del Perú y Paraguay, escritor, humanista, defensor de los indígenas y fundador, en 1607, de las Reducciones del Paraguay, comunidades que constituyeron una de las mayores y más apasionantes experiencias de evangelización que se ha conocido. Al parecer, la película británica ""La misión", dirigida en 1986 por Roland Joffé e interpretada, entre otros, por Robert De Niro y Jeremy Irons, está inspirada en la experiencia de los misioneros Diego de Torres Bollo y sus aguerridos compañeros.

Pues bien, Juana, la hermana de Diego de Torres Bollo, según indica Juan Luis Rodríguez, profesó en el Convento de Carmelitas Descalzas de Valladolid en enero de 1578 con el nombre de Juana de San Francisco. Dos años después, el 28 de diciembre de 1580, santa Teresa la llevo consigo para fundar el monasterio de Palencia. El P. Pedro Lozano señala, además, que en el Convento de Palencia santa Teresa promovió a esta hermana de Diego de Torres "cuyo gobierno se le fió".

Desde hace un mes espero la llamada de la priora del convento de Palencia, me dijo que iba a ayudarme para encontrar información sobre Juana de San Francisco, aunque ya me advirtió que estaban restaurando los Archivos. Esto parece que va para rato.

Inmaculada Román Allende (Villalpando)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine