Estreñimiento político

Gobernar teniendo contento a todo el mundo es de tontos

25.09.2015 | 10:16
Javier Pérez

H ablemos claro: Rajoy vive estreñido, porque hasta el cagar prefiere dejarlo para mañana. Confiaba en que todo se arreglaría solo, en que la bonanza económica de otras tierras se transmitiese por ósmosis a España, y ahora se encuentra con que poniendo las elecciones el último día posible las semanas se le hacen largas, entre caídas bursátiles, amenazas financieras y descalabros políticos.

A los mercados, en el fondo, les da igual lo que salga en las elecciones de Cataluña. Lo que realmente pone nerviosos a los inversores internacionales, esos que ponen una crucecita junto a la palabra España para invertir o no, es que no haya un Gobierno capaz de tomar decisiones ni se espere que aparezca uno para la próxima legislatura, gane quien gane.

Lo que realmente convierte a España en un país de riesgo es la incapacidad para afrontar ningún problema, ni siquiera haciéndolo mal. ¿Hay que cambiar de modelo productivo? Pues esperamos a que resucite el ladrillo. ¿Hay que generar trabajo con mayor valor añadido? Pues nos felicitamos de que el turismo de playa aumente, a costa del Magreb, para emplear más camareros. ¿Hay que competir con China, y a ser posible en calidad y no en precios? Pues esperamos a que China se hunda sola.

¿Y si no hay dinero? Pues nos endeudamos, porque subir impuestos cabrea a mucha gente y bajar servicios cabrea también a mucha gente.

A lo mejor la democracia es el arte de gobernar cabreando a los menos posibles, pero hacerlo teniendo a todo el mundo contento no es gobernar, es hacer el primo, es profundizar en la injusticia dejándolo todo como está: en manos de cuatro amigos que defienden su corral mientras los de fuera no saben si apoyar a los refugiados, pedir su expulsión o emigrar ellos mismos.

O sea que lo de Cataluña, lo que tantas páginas ocupa estos días, en el fondo da igual. Ojalá se arreglase todo con una patada en el culo...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine