22 de septiembre de 2015
22.09.2015

Constitucionalismo histórico español

La Constitución como ley de la organización del Estado tiene relación directa con la evolución política y económica

22.09.2015 | 08:38
Balbino Lozano

Decía el profesor Torres del Moral que el constitucionalismo histórico español ha sido "Un inacabable ir y venir, tejer y destejer, abrir y cerrar sin haber sabido acotar nunca un terreno de encuentro ni arbitrar unas reglas de juego por todos respetadas porque fuesen respetables".

En el texto que yo escribí, en 1993, para academias de policías municipales, sobre "Nociones de Derecho Constitucional", el primero de los temas decía:

La Constitución como ley fundamental de la organización del Estado tiene una relación directa con la evolución política y económica del país. El constitucionalismo histórico español es una expresión de los cambios habidos en los poderes públicos, los que, al modificar sus objetivos, necesitaban cambiar la Constitución.

El origen de nuestro constitucionalismo histórico podemos situarlo en la Constitución de Bayona, otorgada por Napoleón en 1808, aunque a este texto se le ha negado el carácter de Constitución española y son muchos los que lo llaman estatuto.

La Constitución de Cádiz, de 1812, fue una Constitución liberal, modelo del liberalismo europeo de la época.

El Estatuto Real, es un texto constitucional muy breve e impreciso, elaborado por el Gobierno de Martínez de la Rosa y sancionado por la reina gobernadora, doña María Cristina el 10 de abril de 1834.

La Constitución de 1837 fue elaborada bajo los principios de la Constitución gaditana por las presiones revolucionarias que culminaron en el motín de la Granja. La regente convocó elecciones a Cortes Constituyentes, promulgándose una Constitución de consenso aunque su origen fuera un acto de violencia sobre la Corona.

La Constitución de 1845, que pretendía ser una reforma de la de 1837, resultó un texto nuevo y distinto del anterior, más inclinado al conservadurismo, con vigencia durante el reinado de Isabel II.

El Sexenio Revolucionario, consecuencia de la descomposición irreversible del régimen político, produjo la crisis constitucional de 1868, resultando en el periodo 1868-1874 el destronamiento de Isabel II, se entronizó la nueva dinastía de Saboya, derivó después en una República y acabó en una Dictadura.

La Constitución de 1869 fue un texto fundamental de tendencia democrática y marcadamente liberal, pero no satisfizo a casi nadie.

La Constitución de 1876 se corresponde con el período de la restauración monárquica. Es el periodo más largo de nuestro constitucionalismo pasado. Se trataba de una Constitución breve, flexible y elástica, que abordaba únicamente los puntos fundamentales para dejar su desarrollo a las leyes. Tuvo vigencia durante los reinados de Alfonso XII y Alfonso XIII.

Proclamada la II República española el 14 de abril de 1931, nace una nueva Constitución para una régimen democrático con una organización territorial abierta a las autonomías regionales.

La sublevación militar de 1936, que originó una guerra civil de tres años de duración, implantó el régimen del general Franco durante un período de cuarenta años, jalonado por siete leyes fundamentales que, en su conjunto, no se correspondían con el sentido formal, jurídico y garantista de una Constitución.

La Constitución española de 1978 es una Constitución consensuada democráticamente por los grupos políticos con representación constituyente. Se trata de una Constitución fuertemente influida por el constitucionalismo europeo. La definición del Estado como social y democrático de derecho contenida en el artículo 1º 1, está reflejada en la Constitución Alemana. Hay también una estrecha relación con la Constitución italiana en lo referente a la organización territorial del Estado en Autonomías (regiones) que se reconoce y garantiza en el artículo 2º.

Después de esta breve definición del Constitucuionalismo histórico español, surge la pregunta: ¿Estaremos en vísperas de una nueva Constitución española?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine