Seísmo en Zamora en el año 949

El suceso cambió el curso del río Valderaduey, que antes desembocaba en el Duero en Olivares

18.09.2015 | 09:22
Balbino Lozano

En los años de mi niñez, jugaba yo en el barrio de Fuentelarreina, donde me crié, correteando y saltando entre las vigas que tenía amontonadas en la calle la sierra del tío Santos. Por entonces, se comentaba que aquel lugar era el lecho por donde había discurrido el río Valderaduey hacía muchos años. A mí aquello me pareció una fantasía que no tenía base científica; pero, andando el tiempo, llegué a conocer que hace más de mil años, en el 949, ocurrió un movimiento sísmico que ocasionó el cambio del curso del río Valderaduey. He podido leer que nuestra ciudad fue teatro de un terrible movimiento sísmico que, si bien no ocasionó pérdida de vidas humanas, sí fue causa de abundantes derrumbamientos y de que la configuración de terrenos se trocara notablemente. La noticia de este suceso ha perdurado a través de los tiempos por haberla recogido en sus anales el que fue prelado de Zamora Dulcidio, monje compostelano que falleció al siguiente año del suceso.

A este tan prodigioso como terrible acontecimiento se debió el cambio del curso del río Aratoy (Valderaduey), cuyo lecho corría entonces, a partir del que hoy es el puente de Villagodio, por el mismo lugar que ahora discurre la vía del ferrocarril de Medina del Campo, cruzando el pago de Las Llamas y el actual emplazamiento de la Estación, seguía por las Huertas de Arenales-Fuentelarreina y por la calle de Villalpando, Puerta de la Feria e iba a desembocar al Duero en el lugar donde ahora termina el arroyo de Valorio en el barrio de Olivares.

El Instituto Geográfico Nacional recoge aquel suceso, haciendo referencia a él en la cronología de los movimientos sísmicos de la provincia de Zamora. Yo recuerdo que, en el año 1961, precisamente me encontraba en el barrio de Fuentelarreina, viví personalmente la sensación de un terremoto, al parecer de intensidad 5,2 , que nos asustó a toda la vecindad. Tampoco hubo desgracias personales y sí hubo algún edificio que sufrió pequeñas grietas.

Según informes de la Red Sísmica Nacional, en la provincia de Zamora hay dos zonas que aglutinan la mayoría de los epicentros: la comarca de Sanabria y el entorno del embalse del Esla. ¿Es posible que en el año 1961 nosotros sintiéramos los efectos de algún movimiento sísmico con epicentro en el embalse del Esla?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine