Diputado nacional del Partido Popular por Zamora

No hay peor ciego que el que no quiere ver

El PSOE ya no se reconoce a sí mismo a fuerza de apoyar a la extrema izquierda

12.09.2015 | 23:40
No hay peor ciego que el que no quiere ver

Los últimos datos del paro en España correspondientes al mes de agosto han vuelto, por enésima vez en lo que va de 2015, a poner en evidencia a los dirigentes del PSOE.

La desesperación que reina en las filas del partido que dejó al borde la quiebra a nuestro país, al comprobar la imparable recuperación de la economía nacional, sigue aumentando.

Tratan de disimularla con mensajes lapidarios en los que anuncian precariedad y ruina si Mariano Rajoy repite en el Gobierno de la Moncloa. Al tiempo que acusan al Partido Popular de apelar al voto del miedo, demuestran que les aterra la realidad.

Tiemblan ante la misma. ¿Por qué? Muy fácil. Porque cada mes que transcurre antes de las elecciones generales, la recuperación de la economía, los buenos datos de desempleo y las previsiones económicas siguen en alza demostrando que el Partido Popular ha hecho los deberes y está logrando liberar a España de la pena casi capital a la que el PSOE condenó durante su mandato.

Crear medio millón de puestos de trabajo en lo que va de 2015 y haber logrado frenar la sangría que consumó por el efecto de la crisis económica más de 5 millones de desempleados en 2013 nos lleva a una rotunda conclusión: Los dirigentes del PSOE necesitan una buena revisión visual y con urgencia.

Dicen los socialistas que no ven la recuperación. Es probable que aún vivan en la penumbra de su legislatura, durante la cual, España quedó a merced del rejón de muerte de un rescate a modo griego que el Gobierno del Partido Popular no solo impidió, sino que a base de una buena política económica y gracias al esfuerzo realizado por todos los ciudadanos, somos hoy reconocidos en la Eurozona siendo las perspectivas económicas inmejorables.

La recuperación de la economía, el 3,1 de crecimiento del PIB previsto, la inminente devolución prometida de la paga extra de 2012 a los funcionarios, la subida en el consumo de las familias, el ascenso en un 16% de la contrataciónl indefinida a tiempo completo y el ambicioso objetivo del Gobierno de llegar a los 20 millones de ocupados en la próxima legislatura les nubla la percepción, los hace dar palos de ciego cada vez que salen a la palestra pública.

¡Hay que abrir los ojos, señores del PSOE! Están tan ocupados en apoyar a partidos radicales de extrema izquierda a los que han aupado en comunidades autónomas y ayuntamientos, que no se conocen ni ellos mismos. Su propuesta para España tiene las patas bastante cortas.

Contradicciones, catalanadas, ocurrencias y sobre todo un objetivo, desbancar al Partido Popular del Gobierno de la nación a toda costa, sin pensar ni cómo ni con quién perpetrarán ese magnicidio político, poniendo en serio riesgo esa recuperación, esa mejoría indiscutible a la que aún le queda un largo recorrido para su final, porque no estaremos satisfechos hasta que tengamos pleno empleo en España.

Porque? dirán en Ferraz, "Ojos que no ven, corazón que no siente", pero para su pesar son ya millones los españoles que la sienten y se han subido al carro de la misma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine