Metáfora de la estupidez (II)

El Freilita propugna un estado soberano dentro de la actual provincia de Zamora

01.09.2015 | 09:02
Eduardo Ríos

Es la suya, la del "iluminado", una salmodia demagógica, cínica y falaz.

Hablo del líder del Frente de Liberación Tabarés. El Frelita. Un partido político recientemente aparecido en la Tierra Vieja de Tábara que acaba de crear una asociación de municipios por la independencia y que propugna un Estado soberano dentro de la actual provincia de Zamora.

De hacerse efectiva su propuesta, el nuevo país quedaría delimitado por la sierra de la Culebra al oeste; por los Valles y la Carballeda, al norte; al este, por el río Esla y al sur por las tierras de Alba.

Se trata de una zona con minerales y arcillas. Existen cuevas en el alto de Carmona en las que se observan los cristales del cuarzo. La cuarcita y la pizarra abundan en la sierra de Las Cavernas.

"?El futuro económico está asegurado. Seremos la envidia de nuestros vecinos. Conseguida la independencia, nos convertiremos en el nuevo motor de Europa?", repite una y otra vez con sonrisa, entre cínica y seráfica, ese nuevo "mesías" de mercadillo, enfundado en traje oscuro y encorbatado.

Es un mago de la palabra. Un virtuoso del enredo y el disfraz.

Sin embargo, sus razonamientos carecen de consistencia y el populismo de su discurso es indignante. Un insulto a la inteligencia, su verborrea. Sus ansias segregadoras, un disparate. El mensaje, obsceno por lo que tiene de falso. La egolatría del partido que lidera, una auténtica estupidez.

Lo que, realmente, sucede es que usa una bandera para ocultar su cartera. Esa es la cuestión. Nada más.

"?Habrá que convencer a los ciudadanos", repite, cansino, una y otra vez, "de que la independencia es la única alternativa a un Estado represor".

"El empeño os puede parecer difícil", les dice persuasivo a sus militantes separatistas. "Imposible, incluso, por la falacia de nuestros argumentos. Pero, realmente, es muy fácil conseguirlo. El secreto está en aprenderse coletillas, como esa de que "nos roban", y repetirlas machaconamente. De forma compulsiva. Veréis que acaban calando?".

Llegados a este punto, debo decir que desconozco si esta estrategia del culto a la mentira conseguirá lo que se propone o si se volverá contra quienes la promueven. Tengo dudas.

Dentro de un par de semanas se celebrarán elecciones para conocer la opinión de los tabareses. Será "la consulta definitiva", según ha dicho "el iluminado" y el resultado, según las encuestas, no parece favorable al Frente de Liberación Tabarés. Habrá que esperar al día veintisiete.

En cualquier caso, si no lograran la independencia, yo pediría que les den algo.

Aunque solo sea, a cambio de la murga que nos están dando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine