Rodrigo de Jerez y el tabaco

Durante años el vicio de fumar fue perseguido, pero al final los gobiernos lo permitieron porque sacaron provecho

27.08.2015 | 23:54
Rodrigo de Jerez y el tabaco

Hace tiempo que traigo en la cabeza la idea de escribir algo sobre el tabaco y hoy lo voy a hacer desde la perspectiva de haber transcurrido cincuenta y tres años desde que dejé de fumar. Puedo afirmar que si no hubiera dejado el tabaco cuando tenía 32 años ahora no estaría contándolo con 85.

En el año 1930, fue colocada en Ayamonte una lápida en la casa donde vivió el navegante Rodrigo de Jerez, primer europeo que importó y fumó la "hierba mágica" (el tabaco). Rodrigo de Jerez navegó hacia América en el primer viaje de Colón. En octubre de 1942 la tripulación se encontró por primera vez con el tabaco en San Salvador; los nativos se les presentaron con hojas secas que desprendían una particular fragancia. Cuando Rodrigo de Jerez y Luis de Torres vieron fumar a los nativos que hacían rollos de hojas de palma y maíz con tabaco dentro, Rodrigo adoptó este hábito y lo introdujo en Ayamonte. El humo que le rodeaba asustó a los vecinos. La Inquisición lo encarceló por "sus hábitos paganos y diabólicos" acusándolo de brujería. Cuando fue liberado siete años después, la costumbre de fumar ya se había extendido por Europa.

Por parte de los gobernantes e inclusive líderes religiosos, se pusieron obstáculos a la difusión del tabaco. Por ejemplo, el papa Urbano VII amenazó a los fumadores con las excomuniones de la Iglesia. Se dice que en Turquía se les hundía la pipa en la nariz. En Rusia les daban latigazos y les cortaban la nariz cuando reincidían. Todo los estados de Europa procedían con más o menos rigor, pero vemos que fue todo en vano. Los gobiernos finalmente tomaron partido y consideraron que convenía sacar provecho de esa pasión irresistible haciendo pagar tasas que aumentaron el precio del tabaco, haciendo rotular en los paquetes "Fumar mata" y prohibiendo fumar en los establecimientos y locales públicos cerrados, pero el vicio sigue.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine