¿Tendremos futuro con Rajoy?

Aquí lo que va bien solo es la economía de los grandes

07.08.2015 | 08:37
Ángel Lozano Heras

El "realitisou" de esta semana se basa en informaciones de los telediarios, que se supone que de show no tienen nada. Sin embargo, en realidad son los que más performances y actuaciones esperpénticas nos muestran. Saltan las noticias a barullo: según las encuestas de la EPA, los sueldos medios de los españoles bajan a cifras de hace 20 años, convirtiéndose no solo ya en salarios precarios sino indignos, insoportables, solo para poder vivir miserablemente. Pero también suben algunos impuestos, y la luz, y varios alimentos y necesidades básicas. A pesar de que Rajoy nos quiere engatusar con promesas electoralistas de bajarnos el IRPF, ridículamente, y darnos más dinero y prebendas fiscales, nadie se lo cree ya. Una gran mayoría de economistas, sin ataduras bancarias y con libertad de opinión, aconsejan al presidente Mariano Rajoy que no ejerza ahora de Papá Noel o de Santa Claus, que no tire la casa por la ventana en busca de unos cuantos votos? Todos estos economistas piensan que en España, gane quien gane las próximas elecciones, subirán los impuestos por razones vitales, de subsistencia, o cambiarán radicalmente el modelo de política económica. España no puede seguir así con un raquítico crecimiento y un paro insoportable de más de cinco millones de personas.

¿España se recupera? Sí. Que crecemos, sí. Pero aquí lo que va bien solo es la economía de las grandes, muy grandes empresas, y la economía barata de playa, de zapatillas, de pinchos, cañas y cubatas, con empleos muy temporales y sueldos irrisorios, o de pena.

Ya lo han dicho contundentemente muchos empresarios de hostelería -con gran sentido de la responsabilidad- sobre las ciudades con un turismo banal, de "mamading", de alcohol a mansalva, de comidas basura y rápidas, fast food... "Algunas grandes urbes son líderes en turismo banal, pero en cultura estamos subdesarrollados". Con estas palabras, Ramon Simó, director del festival catalán Grec, alertó de la banalización que ha hecho Barcelona de sus iconos culturales: "No puedes atraer turismo cultural si tu ciudad no es lo suficientemente potente o sus habitantes no consumen cultura".

Nuestro turismo se ha deteriorado por el todo vale para sacar dinero como sea. La mayoría de las ofertas turísticas las hemos convertido en bazofia, en consumismo banal, aunque con ello se paguen salarios de mucha gente.

Esto, y la cultura del ladrillo -el boom inmobiliario- no creemos que sean la solución para el crecimiento de la economía de España.

Varios Premio Nobel de Economía y afamados académicos y expertos de las finanzas internacionales (Krugman, Stiglitz, Piketti, Galbraith?) llevan afirmando desde hace tiempo que las medidas ofertadas por la Troika para Grecia, España, Portugal -y en general para los países europeos endeudados- superan el estándar de siempre -austeridad, reformas drásticas, bajada de pensiones, más impuestos, salvajes privatizaciones, un calvario sin fin-. "La austeridad y severidad" auspiciada fundamentalmente por el gobierno alemán de Merkel, es un programa económico inadecuado, obsoleto e ineficaz que lleva al sufrimiento por nada.

A este paso, con Rajoy y el PP, tendremos poco futuro o será bastante desalentador. España debe cambiar ya radicalmente su modelo de política económica o nos encontraremos, en breve, con un gran agujero negro en nuestra economía doméstica, empresarial e institucional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine