Ciudadanos Zamora: decepción

Sobre la elección de candidatos a Congreso y Senado

28.07.2015 | 09:43
Agapito Modroño

Soy de esas personas que, desde muy joven, a pesar de las cornadas, si no me lanzo al ruedo no quedo a gusto. Un "justiciero" altruista impenitente. Por eso, desde hace muchos años, en la medida de mis fuerzas, vengo peleando por la regeneración democrática.

Harto de los partidos tradicionales, nada más nacer, me afilié a UPyD. Vi en Rosa Díez una persona valiente y capaz. Durante un par de años, al menos, mantuve muchas reuniones con los valiosos compañeros de Zamora. Se discutían ideas de forma respetuosa. Me eligieron para encabezar la candidatura al Congreso por la provincia. Los medios de comunicación no nos dieron ni una oportunidad. Puede que esa haya sido la desventaja de Rosa Díez, de UPyD en toda España: no ser asidua de las tertulias. El ostracismo de los medios.

Surge con fuerza Albert Rivera. A este si lo sacan en las tertulias. Veo que son dos partidos afines: centristas, regeneracionistas, que la fusión sería necesaria. Por la negativa de Rosa me paso a Ciudadanos, no sin antes haber vivido unos meses de apasionante experiencia en los "Círculos" de Podemos.

Y bien: con C's de Zamora ha ocurrido lo que me temía: dado el tirón de Rivera era de temer que a ese banderín se engancharan arribistas, gente buscando hacer carrera política, ocupar cargos, medrar, pillar en lugar de trabajar por una motivación socialmente ética.

No han convocado ni una reunión en la que se debaten ideas, organización, nada. Todas las protocolarias de elecciones, cambios en la junta directiva. A la salida de las mismas, en Mazarinos, comprobaba cómo se formaban los grupúsculos, cómo se despellejaban; he visto muchos abandonos, disensiones internas.

No he tenido noticias de cómo se elegían los candidatos para las elecciones locales y autonómicas. Me enteré por la prensa del cabeza para Benavente. Dicen que hubo unas "primarias" entre un reducido clan empresarial o "ex" de la ciudad de los condes duques. Anuncié su fracaso. En los pueblos donde se han conseguido concejales no es debido a las siglas, sino al tirón de esas personas.

No ha habido un debate para elegir a los candidatos al Congreso y al Senado, en las próximas generales. Veo en una lista que aparece el jefe provincial, en solitario para el Congreso, padre del cabeza, concejal por tanto, para el Ayuntamiento de la capital. No existe, en cambio, ni una actuación en aras de la regeneración, a pesar de prometerlo, de hacer trabajar a algún afiliado en la confección de un dossier con pruebas. Mienten descaradamente. ¡Vaya regeneracionistas!

Una vez más, aunque no sea Ortega y Gasset: "No es esto, no es esto". Dadme de baja, por favor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine