Zamoreando

Reconocimiento

Los grandes aportes de Grecia no la eximen de sus responsabilidades

06.07.2015 | 09:01
Carmen Ferreras

Es imposible borrar de un plumazo lo que la Grecia clásica supuso para el mundo, entonces y ahora. Somos, con mayor o menor fortuna, lo que los griegos nos legaron. Nombres que permanecen indisolublemente unidos a la filosofía, la literatura, las matemáticas, el pensamiento político, el teatro o el arte en todas sus manifestaciones. Homero, Aristóteles, Platón, Píndaro, Sófocles, Pitágoras, Heródoto, Pericles, Mirón, Lisipo y tantos nombres que pueden sonar a antiguo, pero que son la esencia de nuestra cultura, del importante legado de una civilización a la que todos los europeos, tenemos que estarle agradecidos. El mejor agradecimiento consiste en conocer y reconocer la obra de todos ellos.

Ese agradecimiento no debe suponer, en ningún caso y bajo ningún concepto, una deuda eterna, ni confundir valores con dinero y un modo de vida nada acorde a los tiempos de crisis que sigue sacudiendo a Europa. Ninguna economía puede vivir por encima de sus posibilidades como pretende Alexis Tsipras, quien no ha dudado en mentir a los ciudadanos griegos con tal de salvaguardar el lugar que ahora ocupa en la política helena.

En Grecia no se han hecho las cosas bien. No creo que Europa les haya humillado hasta el punto de hacerles perder su dignidad, como pretenden hacer ver los líderes de Syriza. Los distintos gobiernos griegos, el actual también, no han sabido gestionar la crisis como tampoco han sabido gestionar los tiempos de bonanza. Se endeudaron hasta las cejas sin caer en la cuenta de que las deudas hay que saldarlas más tarde o más temprano. Europa ha sido absolutamente permisiva con Grecia. Se le ha consentido todo o casi todo por miedo a su posible salida del euro y las consecuencias negativas que esa salida podría ocasionar a los países de la eurozona. Y Grecia se ha aprovechado de esa coyuntura.

La tolerancia tiene un límite con unos personajes que pretenden chantajear a sus socios y engañar a los ciudadanos que son los grandes paganos de la situación por la que atraviesa el país heleno. Por deber, le deben incluso un porrón de millones de euros a esta España nuestra que tampoco nada en la abundancia. ¿Por qué se le van a condonar con lo bien que nos vendrían al conjunto de los españoles, siempre que el Gobierno los emplee en nuestro bienestar? Ninguna de las medidas que se les proponen son aceptadas por Tsipras y Varufakis que se han enrocado en su postura populista

Me parece de perlas que a día de hoy se nos recuerde lo que la Grecia de otro tiempo hizo, en materia de cultura y de ciencia, por la Europa de entonces y de ahora. Pero una cosa es el agradecimiento y otra el perdón eterno a la mala gestión económica de los distintos gobiernos griegos, especialmente el de Syriza. Nadie en "el norte" quiere arrebatarles su orgullo, su historia o su arte a los griegos. Solo se pretende que hagan las cosas bien.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine