La columna del lector

El encuentro y los compromisos

27.11.2014 | 00:12

Me encanta que las gentes se encuentren y tracen caminos confluentes. El mundo necesita de grandes líderes capaces de establecer pactos que esclarezcan horizontes. La reciente declaración conjunta que hicieron los gobiernos de China y Estados Unidos sobre el fortalecimiento de su cooperación relacionada con el cambio climático es el mejor signo de esperanza, por cierto, el único bien común a todos los seres humanos; no en vano, aquellos que todo lo han perdido, aún conservan la ilusión de vivir. Puede que sea el germen de un posible pacto global. Tiempo al tiempo. En cualquier caso, China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, ya se ha comprometido a reducir sus emisiones para 2030 o antes si es posible, y anunció que en ese año, el 20% de la energía producida en el país procederá de fuentes limpias y renovables. De igual modo, también Estados Unidos reducirá sus emisiones para 2025 entre el 26% y el 28% con respecto a los niveles de 2005, lo que supone el doble del recorte previsto entre 2005 y 2020. Desde luego, una buena noticia que vale la pena celebrarla en una época de tantas incertidumbres, propiciadas en su mayoría por la misma especie humana. De ahí la importancia de que los ciudadanos del mundo activen las uniones y los compromisos hacia el bien colectivo que, por sí mismo, genera una ciudadanía feliz.

En la misma línea que la anterior, también es otra buena noticia que la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de las veinte economías más grandes del mundo, durante los días 15 y 16 de noviembre, se encuentren enérgicos para relanzar un crecimiento sostenido y sostenible de la economía mundial, ahuyentando así el fantasma de la recesión planetaria, que tanto dolor causa entre los más necesitados sobre todo. No olviden que se han de contraer compromisos para desterrar tantas injusticias vertidas en los más desfavorecidos. Para ello, nuevamente, hemos de insistir en garantizar la honestidad, la seguridad de los ciudadanos y la trasparencia de las instituciones. El aumento de la exclusión social, de los desempleados, de la falta de un trabajo digno, es la mayor calamidad que puede sufrir una especie que aspira a ser humana y a humanizarse. Tengo la esperanza de que un consenso puede surgir, y surgirá en la medida en que todos marchemos por el mismo camino. Evidentemente, no se trata de que todos estén de acuerdo en todo, el mismo Sigmund Freud lo reconocía, "si dos individuos están siempre de acuerdo en todo, puedo asegurar que uno de los dos piensa por ambos", de lo que se trata en definitiva, es de concertar posturas, de abrir acuerdos, de introducir negociaciones y de proceder desde el respeto y el sentido de bien global.

Trabajar por el mundo, y a favor del mundo, es tan necesario como justo. Reflexionar unidos sobre la diversidad de culturas y cultivos, tiene un sentido esperanzador y consecuencias importantes. No puede ser de otro modo, cuando se trata de una misión vital para la misma especie y su propio hábitat. Cuántas personas, en los diversos núcleos excluidos de todo progreso, están decaídas y desanimadas totalmente, esperando el aliento de sus dirigentes. Por lo tanto, la responsabilidad por los marginados, así como por el entorno, debe ser un elemento esencial de diálogo y de compromiso en cualquier foro internacional o a nivel más próximo. Abundan tantas ilegalidades, tantas formas de agresión a los moradores y a la propia vida, tanto afán especulativo y abusos de los sistemas financieros, que la libertad de buscar lo equitativo y de decir la verdad ha de convertirse en un elemento esencial de toda comunicación humana. Sin duda, hemos de bajarnos de las bellas palabras e implicarnos mucho más en el compromiso de las ideas. En la actualidad cohabita tanto desenfreno, que no solo hay que sembrar discursos, demos también coherencia y testimonio. No tenemos mejor predicador que la hormiga, que no dice nada y lo dice todo con su quehacer. Estos hechos son los que tocan el corazón y lo transforman. Las palabras sin compromiso no valen, no sirven. La unión responsable es lo que emociona y da validez a los encuentros. Al fin y al cabo, no solo hay que indignarse, es preciso igualmente comprometerse a cooperar por un planeta más fraternizado, o si quieren, de mayor sustento solidario.

Víctor Corcoba Herrero (Zamora)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

El nuevo sistema de la ORA elimina el ticket con la instalación de una "app" en el móvil

El nuevo sistema de la ORA elimina el ticket con la instalación de una "app" en el móvil

Dornier, nueva adjudicataria del servicio de aparcamiento El Ayuntamiento amplia las plazas para...

La empresa tiene un plazo de tres meses para empezar a funcionar

La empresa adjudicataria tiene a partir de ahora un plazo de tres meses para empezar a prestar...

El gasto de los hogares se recupera de la crisis y asciende a 26.000 euros al año

El gasto de los hogares se recupera de la crisis y asciende a 26.000 euros al año

Vivienda, transporte y alimentación se llevan las mayores partidas, según los datos que publica el...

Los servicios culturales y el vestido y calzado lideran las caídas

El descenso de los ingresos y el miedo al futuro lastraron el desembolso medio de los zamoranos

"Al lector le sigue interesando el mundo de "Calle Feria" que ha desaparecido"

-Ha pasado una década desde la publicación de "Calle Feria" que ahora...

Más de 30.000 zamoranos recurren al servicio de atención ciudadana 012 en el último año

La provincia, a la cola de Castilla y León en acudir a la prestación de la Junta

Enlaces recomendados: Premios Cine