Un gozo incomprensible

Una fiesta que (en toda coherencia) se debe felicitar sin imágenes del niño Jesús, porque no tiene nada que ver con ella, y se acusa de fundamentalista religioso al que ose pervertirla con esas u otras ocurrencias, como pueden ser una oración o una misa de Nochebuena

 10:53  
Un gozo incomprensible
Un gozo incomprensible 

IGNACIO RODRÍGUEZ COCO Regocíjate», «goza», «alégrate», «grita de júbilo». Hasta en once ocasiones las lecturas de hoy, domingo «gaudete», repiten esta llamada al gozo y la alegría. Están anunciando la llegada de un gran acontecimiento en el que «ya no temerás». Será algo tan gozoso, que debe ser gritado a todos los hombres: «Que lo conozca todo el mundo», «contad a los pueblos sus hazañas», «anunciadlas a toda la tierra». ¿Qué acontecimiento es éste? ¿Quién es ése a quien Juan no es digno de desatar la correa de las sandalias y que «custodiará vuestros corazones»? ¿Qué está a punto de producirse para estar tan alegres? Ese acontecimiento es Jesús, el Mesías, el Hijo de Dios que se hace hombre «en medio de ti», porque «te ama». Es la presencia viva de Dios como rey en medio de su pueblo Israel, tal y como había prometido. Es «la paz de Dios», que perdona los pecados y trae la salvación, porque «ha cancelado tu condena y ha expulsado a tus enemigos». Es un acontecimiento que «sobrepasa todo juicio» y esperanza humanos, porque es incomprensible e inaudito que todo un Dios se haya rebajado tanto por amor. De aquí la alegría y el júbilo, el gozo y la fiesta.
Pero hoy el mundo no entiende ya este regocijo. Degradado hasta perder su sentido original, ha sido sustituido por una fiesta llamada navidad que ya no significa nada, llena de luces, papanoëles, música, lotería, regalos y turrón, nieve, belenes (con o sin buey y mula), cenas, nocheviejas universitarias? en la que todo el mundo tiene que tener el espíritu navideño (que nadie sabe en qué consiste) y ser feliz por obligación, incluso estando en el paro. Una fiesta que (en toda coherencia) se debe felicitar sin imágenes del niño Jesús, porque no tiene nada que ver con ella, y se acusa de fundamentalista religioso al que ose pervertirla con esas u otras ocurrencias, como pueden ser una oración o una misa de Nochebuena.
Cristianos: ¿«Entonces, qué hacemos» para que se note que es Na(ti)vidad de la de verdad y no de la de zambomba y pandereta? El Evangelio da la respuesta: justicia y caridad, que se traducen en cumplir honestamente cada uno en su trabajo, y repartir con el que menos tiene. Ésas serán las señales verdaderas de nuestro gozo y el mejor anuncio del amor de Dios en medio del mundo. Porque, cuando venga Jesús con «la mano en el bieldo para aventar su parva y reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga», ¿qué encontrará? ¿Saldremos entonces a recibirlo con villancicos y panderetas? Que «no desfallezcan nuestras manos», «que vuestra mesura la conozca todo el mundo», porque «El Señor está cerca».

La Opinión de Zamora en WhatsApp

Disfruta del nuevo servicio de noticias por WhatsApp de LA NUEVA ESPAQA

Disfruta del nuevo servicio de noticias por WhatsApp

Consulta cómo darte de alta en esta nueva plataforma y conocer toda la actualidad de forma cómoda e inmediata

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto
Enlaces recomendados: Premios Cine