La purga de Benito

 11:54  
La purga de Benito
La purga de Benito  

RUFO GAMAZO RICO Tan eficaz y rápido como la famosa purga ha resultado el remedio aplicado al absentismo funcionarial por el Gobierno de Esperanza Aguirre. Por su simpleza y baratura -a veces el coste de una llamada telefónica- la receta se encontraba a la mano; bastaba la voluntad de prescribirla y voluntad no le falta a la intrépida presidenta de la Comunidad de Madrid. Nadie ha puesto en cuarentena la baja laboral por enfermedad; en tanto que adoleciente , al funcionario no le ha discutido el derecho a faltar al trabajo. Pero la picaresca había hecho del absentismo laboral un escandaloso y costosísimo estado de epidemia. Podemos hacemos una idea de la extensión de semejante peste, considerando que al recibir el aviso de una revisión médica, 794 empleados en baja laboral se apresuraron a reintegrarse al trabajo. Gracias a su plan de control de bajas laborales, la comunidad madrileña se ha ahorrado en dos años mas de cincuenta millones y millares de horas de trabajo. Además se ha dado satisfacción a los empleados cumplidores y responsables obligados a repartirse el trabajo de los ausentes. Una cosa ha quedado clara: El absentismo laboral, epidémico en la Administración pública y en la empresa privada, puede ser combatido con el remedio acreditado por el Gobierno de Esperanza Aguirre.


La lectura del informe de la Consejería de Sanidad sobre las bajas laborales de la madrileña administración comunitaria nos retrotrae a tiempos decimonónicos de la empleadomania denunciada y fustigada por Mesonero Romanos. Entonces, se había consolidado Madrid como capital de la burocracia; los enlutados covachuelistas de los días filipinos se habían convertido en unos tipos corrientes de anodino vestir, paga tan limitada como su afán por el trabajo, y temor a la cesantía. «Feliz el que cobra un sueldo- feliz el que no madruga»; en estos dos versos sintetizaba la sátira las ambiciones de los madrileños y de los provincianos llegados a la Villa y Corte en busca de un empleo, de un carguito del Estado que conseguía aquel que contaba con el padrino político de turno. En el siglo de la empleadomanía, se ensayan y consolidan las trampas y argucias del funcionario que por cobrar poco remolonea en el trabajo. Lo retratan con negras tintas los escritores de la época. A todo alumno de periodismo le hubiera gustado escribir el artículo de Larra, «vuelva usted mañana», denuncia permanente del absentismo laboral injustificado. Fabula el escritor que a los cuatro días de haber presentado ante una ventanilla unos papeles se acerca solicitando información. Vuelva usted mañana, pues el oficial no está, le contestan. Larra lo encuentra en el Retiro paseando con la señora. Repite gestiones ante la ventanilla y obtiene la misma respuesta : Vuelva mañana. Larra descubre la falsedad de las disculpas y finalmente da su causa por perdida.


No resultaría demasiado trabajoso argumentar que las cosas de la burocracia no han cambiado mucho desde el siglo XIX; veremos si se cumplen los anunciados propósitos de reducir el papeleo y dar pronta y razonada contestación al solicitante. El funcionario de oposición espera con razón que se le devuelva el trato y consideración que se le ha quitado en beneficio de paniaguados asesores y empleados a dedo del político. Estos no viven angustiados por el temor a la cesantía como sus antecesores de los tiempos de Mesonero Romanos; pueden respirar tranquilos los nombrados a voluntad de las autoridades socialistas de Andalucía; tienen el garbanzo asegurado y nadie debe dolerse de ello. Hoy, como solía, el españolito de a pie aspira a un puesto en la Administración seguro y que dé para ir tirando. Se trata de asegurar la «áurea mediocritas». Los niños no sueñan ya ser de mayores, deportistas de élite ni hombres del espacio; se conforman con el puesto humilde pero seguro, en la Administración pública. «No te prometo un gran sueldo, te prometo un trabajo fijo»; es la «pinguedo terrae» que además de una «vida apasionante», oferta la Conferencia Episcopal para captar vocaciones.


Los blogs de laopiniondezamora.es

Vivir el flamenco

Felix Rodríguez trata el mundo de flamenco desde este completo blog

 

Deporte & Medio

El blog de Manuel López-Sueiras. Sobre deporte y medio ambiente

 

Blog fotográfico

Las mejores imagenes captadas por la cámara de Emilio Fraile

 

Fondo Sur

El Zamora C.F. como tema principal del blog de Manuel Herrera

 

Por la escuadra

El blog de Elena Martínez. Un punto de vista femenino sobre el fútbol.

 

Mejor con palomitas

La visión  de Miriam Sánchez sobre cine, series y otras ficciones

 

En clave de Z

El Blog de la cultura musical zamorana. Por Jesús M. Calleja

 

Cocinando con Espe Saavedra

Recetas sencillas para el día a día.
Por Espe Saavedra

 
Esperando Contenido Widget ...

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN DE ZAMORA |  LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES |  PROMOCIONES    PUBLICIDAD:  TARIFAS |  AGENCIAS |  CONTRATAR  
laopiniondezamora.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondezamora.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya